En un parcela de un parkings subterráneo municipal para residentes en Bilbao sólo puede aparcar, de forma exclusiva, el coche asignado para la plaza.

Todo lo demás (ya sea aparcar una moto, dejarle la plaza a un familiar, poner un armario...) se considera un uso indebido y, desde el próximo año, podrá conllevar una penalización de hasta 1.500 euros de multa o, incluso, llegar a perder la parcela.

Una ordenanza municipal regulará los derechos y obligaciones de los propietarios de estas parcelas, pero, sobre todo, vigilará los fraudes detectados hasta la fecha. El más común, el alquiler, una practica ilegal cuya prohibición viene contemplada en los pliegos de condiciones, pero, hasta la fecha, impune. «El Ayuntamiento sólo puede requerir al propietario para que no alquile, pero nada más», explicó ayer Ibon Areso, concejal del Área.

Los responsables municipales han recibido entre 60 y 70 denuncias en este sentido en los últimos cuatro años, aunque reconocen que, en total, las quejas de otros propietarios «son muchas más». Ésta es una de las principales razones para la puesta en marcha de esta ordenanza, que no obstante, regulará otras cuestiones, como la venta de la parcela.

Un propietario, de este modo, tendrá derecho a vender la plaza, pero lo tendrá que hacer al primero de la lista de espera y con el precio que marque el Ayuntamiento.

Colectivo de propietarios

La ordenanza, en sus 151 artículos, también obligará a los propietarios a constituirse en comunidad, con la obligación, por ejemplo, de mantener y limpiar el garaje, «que no se está cumpliendo». La ordenanza, en todo caso, no quiere ir a «multar por multar».

20 años de ‘parkings’ y una normativa

La ordenanza, la primera de estas características del Estado, llega 20 años después del primer parking de la ciudad. Se empezó a elaborar hace cuatro años.

plazas de precio libre, las excepciones

El Ayuntamiento no puede regular la venta de parcelas en La Alhóndiga, El Arenal, Zabalburu y Doctor Areiltza II, al adjudicarse con el modelo de precio libre de venta.

CINCO PREGUNTAS SOBRE…

La venta y el uso de los ‘parkings’ subterráneos

1¿Qué tipo de plazas hay? Los 42 parking subterráneos públicos de Bilbao tienen casi 16.000 parcelas para residentes y unas 3.500 rotatorias, donde cualquier conductor puede aparcar y pagará por minutos.

2 ¿Cómo se venden? Las parcelas para residentes se venden en concesión a 40 años. El requisito pasa por que el interesado sea vecino de la zona. (Hay excepciones con comerciantes). Una vez pasado ese tiempo, la parcela volverá al Ayuntamiento.

3 ¿Qué precios tienen? Las más caras, en el centro, superan los 30.000 €, como en la plaza Basterra. En los barrios, su precio ronda los 15.000 €, aunque en algunos casos no superan los 12.000.

4 ¿Se logran vender todas? En el centro sí. Y, además, la lista de espera es tan amplia o más como las plazas del aparcamiento. En los parkings de barrio, faltan por vender una buena parte.

5 ¿Es rentable? Una plaza en el mercado libre supera, en cualquier zona de Bilbao, el doble del precio de las parcelas reguladas por el Ayuntamiento.