Hu Jintao, secretario general del Partido Comunista de China (PCCh) que gobierna China desde hace 58 años, ha pedido a los 73 millones de militantes y al pueblo que enarbolen la "bandera del socialismo con características chinas" y trabajen por "una sociedad moderadamente próspera".

Por primera vez hubo prensa extranjera en la ceremonia

El también presidente chino ha abierto, en nombre del Comité Central y con un discurso de 73 páginas, el XVII congreso del PCCh que estampará su sello en las reformas acordadas en privado y que definirá el plan de trabajo de la monolítica formación política para el próximo lustro.

Más de 2.000 miembros del PCCh de todos los niveles asisten al evento político más importante de China cada lustro y que debe corroborar a Hu y al primer ministro, Wen Jiabao, para un segundo y último mandato hasta el 2010.

Estrictas medidas de seguridad, incluidos perros policías, controlan el acceso a la plaza de Tiananmen frente al Gran Palacio del Pueblo, donde con ambiente festivo, los delegados han aprovechado el sol de otoño antes de entrar para retratarse con el fondo de la Ciudad Prohibida y el cuadro de Mao Zedong.

La ceremonia fue transmitida en directo por todas las cadenas de televisión chinas, emisoras de radio y páginas web y en presencia de la prensa extranjera por primera vez en la historia.