La estrella de Belén no era una estrella: fue una insólita alineación de planetas

  • Un investigador de la Universidad de Notre Dame lleva una década investigando el fenómeno que se dio en el año 6 antes de Cristo.
  • Según su teoría, el Sol, Júpiter, la Luna y Saturno pasaban por la constelación de Aries, Venus por Piscis y Mercurio y Marte por Tauro.
  • Grant Mathews, el autor de la investigación, cree que un fenómeno similar se puede dar cada 16.000 años o más.
Cuadro del pintor italiano Giotto (1267-1337) en el que se representa la adoración de los Magos y la estrella de Belén.
Cuadro del pintor italiano Giotto (1267-1337) en el que se representa la adoración de los Magos y la estrella de Belén.
WIKIPEDIA

Belenes, árboles de Navidad... la estrella de Belén, la que guió, según la Biblia y la tradición cristiana, a los Reyes Magos de Oriente a Belén para adorar a Jesús, es uno de los símbolos más universales de la época navideña. Pero en realidad, puede que no fuera ni siquiera una estrella.

Es lo que sostiene Grant Mathews, investigador del departamento de Astrofísica en la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos. Mathews, que ha pasado una década estudiando el fenómeno astronómico que se pudo ver en Oriente Medio en el año 6 antes de Cristo (el año en el que, en realidad, se cree que nació Jesús), asegura que lo que vieron los Magos de Oriente no fue una estrella, sino una conjunción planetaria.

Así, el el Sol, Júpiter, la Luna y Saturno pasaban por la constelación de Aries, Venus por Piscis y Mercurio y Marte por Tauro. Además, Aries acogía el equinoccio de primavera. Estos hechos se pudieron interpretar en la antigüedad como signos del nacimiento de un líder, de alguien de suma importancia.

Mathews explica que estos fenómenos se pueden dar cada 16.000 años o más. El investigador va a publicar un libro sobre este tema, que incluirá un mapa de los cielos en aquel tiempo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento