Junta pone en marcha un aula de apoyo educativo en el Centro de Internamiento de Menores Infractores

  • El delegado territorial de Educación de la Junta en Huelva, Vicente Zarza, ha visitado el Centro de Internamiento de Menores Infractores (CIMI) de la capital onubense, donde la Junta de Andalucía ha puesto en marcha un aula de apoyo educativo para atender a los menores, que se complementa con las labores de coordinación docente en los institutos donde se encuentran matriculados.
Visita del delegado de Educación de la Junta al CIMI de Huelva
Visita del delegado de Educación de la Junta al CIMI de Huelva
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

Según un comunicado del Gobierno andaluz, Zarza, acompañado de las concejalas de Políticas Sociales e Igualdad, Alicia Narciso, y de Participación Ciudadana, María José Pulido, del Ayuntamiento de Huelva, ha recorrido las instalaciones del centro de internamiento abierto, que está dotado de áreas destinadas a la convivencia, talleres ocupacionales, aulas polivalentes y administración general. El centro dispone igualmente de espacios al aire libre con equipación deportiva, área recreativa y huerto ecológico.

El aula de apoyo educativo está gestionada por una funcionaria docente, responsable de una atención directa al alumnado en el centro y la coordinación pedagógica con los institutos de enseñanza secundaria 'La Orden' y 'Fuentepiña', los colegios 'Virgen de Belén' y 'Ciudad de los Niños', así como el instituto provincial de educación permanente (IPEP), donde los alumnos autorizados se encuentran cursando estudios de Secundaria, FPB y Bachillerato, en las modalidades presencial y semi presencial.

El centro de internamiento Odiel, que cuenta con 20 plazas, está gestionado por la Fundación Diagrama y su plantilla está formada por 36 profesionales (equipo directivo, psicólogos, trabajadores sociales y educadores, personal de servicio y de administración), para atender a los 17 jóvenes que actualmente se encuentran internados, desde una perspectiva interdisciplinar.

Con el propósito de dotar a las personas atendidas de conocimientos, habilidades y normas sociales de comportamiento y convivencia que permitan su reinserción social, se ha puesto en marcha un plan formativo estructurado, que favorece el aprendizaje, el desarrollo de comportamientos positivos, así como una serie de competencias personales y profesionales, con el fin de que los menores adquieran un modelo de vida autónomo, responsable y satisfactorio, una vez finalicen las medidas coercitivas, según detalla la Junta.

La puesta en marcha de este centro en Huelva ofrece, según el delegado de Educación, "la oportunidad de que los menores con medidas coercitivas las cumplan, pero a su vez se beneficien de un programa formativo de reinserción en una instalación próximas a su entorno, favoreciendo así su resocialización y el trabajo con las familias".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento