La mejora de la traída de agua a Oviedo no estará terminada antes de 2010. La construcción de la planta potabilizadora de Cabornio, ya en marcha, debe ser la solución a los frecuentes problemas de turbidez en el suministro. Depurará el agua de Los Alfilorios con un nuevo procedimiento con ozono que permitirá eliminar el exceso de cloro. Aunque la instalación estará terminada en 2009, las conexiones de la misma con el embalse y los depósitos reguladores de la ciudad se demorará aún otro año más, siempre que no surjan imprevistos.