Los promotores de conciertos denuncian el fraude y desvío de dinero en la reventa de entradas

  • Muchas son las quejas a lo largo de los cinco continentes que han puesto este fenómeno en el punto de mira de promotores y organizadores de eventos.
  • Los responsables del musical 'Hamilton' en Nueva York descubrieron que el 25% de sus entradas estaban en la reventa 660€ por encima de su precio original.
El músico estadounidense Bruce Springsteen saca a bailar a una fan durante el primer día del festival Rock in Rio Lisboa 2016 en Parque da Bela Vista en Lisboa.
El músico estadounidense Bruce Springsteen saca a bailar a una fan durante el primer día del festival Rock in Rio Lisboa 2016 en Parque da Bela Vista en Lisboa.
Jose Sena / EFE

Es un hecho frustrante y cada vez más habitual en la venta de entradas a grandes eventos, sobre todo musicales: salen a la venta y se agotan prácticamente de inmediato y en paralelo y casi de forma simultánea, esas entradas aparecen en webs de reventa a precios desorbitados.

Este mismo martes, Consumidores en Acción (Facua) denunciaba a la empresa de distribución o "ticketing" Ticketmaster por lo que considera una venta de entradas irregular para los conciertos que Bruno Mars ofrecerá en Madrid y Barcelona en abril, reofertadas a través de una empresa filial tras agotarse en solo un par de horas.

"Se ha convertido en práctica habitual de Ticketmaster que, cuando se van a empezar a vender entradas de un concierto, aparezcan colapsos y problemas. Estos problemas desaparecen de repente, pero entonces ya no quedan entradas, que pasan a venderse inmediatamente en una empresa filial", explicaba Rubén Sánchez, portavoz de esta organización de consumidores.

España no es el único país aquejado por este problema. Roberto de Luca, directivo de Live Nation Italia, quien reconoció durante la emisión de un programa de televisión italiana, que su empresa desviaba entradas al mercado secundario; una práctica ilegal. Dicha promotora colocó los tickets a cambio de quedarse con el 90% del recargo que se pedía por ellos, según informa Never Empty.

Además de los usuarios y clientes, los promotores, productores y organizadores de eventos llevan meses manifestando su disgusto por la reventa de entradas a través de las distintas plataformas del mercado secundario (mercado de intermediación entre comprador y revendedor de entradas).

Muchas son las quejas a lo largo de los cinco continentes que han puesto este fenómeno en el punto de mira de promotores y organizadores de eventos. Un ejemplo claro es el del musical Hamilton, el último éxito de Broadway, en Nueva York. La compañía realizó un análisis exhaustivo y concluyó que alrededor del 25% de las butacas del teatro estaban disponibles y a la venta en el mercado secundario. El promedio de las entradas revendidas está en 720€, es decir, 660€ por encima de su precio original. El resultado: en un año el mercado secundario estaba ganando 54 millones de euros.

En Japón está ocurriendo algo similar. Cuatro asociaciones de la industria del entretenimiento, 116 artistas y 24 festivales y eventos, han apoyado la iniciativa privada #ResaleNO, que busca hacer un llamamiento para detener y terminar con la reventa de entradas.

También hubo escándalo con la llegada de Bruce Springsteen a Madrid el pasado mes de mayo. Después de ser testigos de la abrumadora venta de todas sus entradas y la inmediata publicación de las mismas en el mercado secundario, los productores culparon a una de las principales plataformas de reventa, calificado como un "fraude planificado" su actividad.

Roberto Grima, presidente de Live Nation Madrid, señala que "no tengo datos sobre Italia, pero en España es ilegal y lo tenemos estrictamente prohibido", al igual que Eugeni Calsamiglia, director general de Ticketmaster en España, que afirma que su empresa "no desvía entradas", ni tampoco "entran ni salen" en el mercado secundario.

Empresas como la startup tecnológica de ticketing Never Empty proponen sistemas dinámicos de venta de entradas basados en la demanda y las subastas, lo que ayudaría a redirigir el dinero invertido por los usuarios hacia las promotoras, pero no evitaría los sobrecostes para los clientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento