Leo Harlem: "He dejado de hacer pregones en pueblos porque luego te crucifican en las redes"

  • El humorista Leo Harlem se estrena en el cine como uno de los protagonistas de 'Villaviciosa de al lado', la nueva comedia de Nacho García Velilla.
  • En la película, Leo Harlem interpreta al alcalde de un pueblo en cuyo prostíbulo ha tocado el Gordo de la Lotería de Navidad.
  • El actor ha charlado con '20minutos' sobre esta película, la situación política actual, las redes sociales y el delicado tema del dinero.
El humorista Leo Harlem durante el evento de fin de rodaje de 'Villaviciosa de al lado'.
El humorista Leo Harlem durante el evento de fin de rodaje de 'Villaviciosa de al lado'.
GTRES
Leo Harlem es uno de los rostros más populares del panorama cómico español. Con su aspecto campechano y su acelerada verborrea, este humorista leonés apenas descansa: hace monólogos, protagoniza anuncios de televisión, colabora en programas y llena teatros. Además, acaba de estrenarse en cine con Villaviciosa de al lado (2 de diciembre), la última comedia de Nacho García Velilla (Perdiendo el norte, Fuera de carta), donde interpreta al alcalde de un pueblo en el que ha tocado el Gordo de la Lotería de Navidad.

Ahora mismo, Leo Harlem es uno de los rostros más populares del panorama cómico español. Con su aspecto campechano y su acelerada verborrea, este humorista leonés apenas descansa: hace monólogos, protagoniza anuncios de televisión, colabora en programas y llena teatros. Además, acaba de estrenarse en cine con Villaviciosa de al lado (2 de diciembre), la última comedia de Nacho García Velilla (Perdiendo el norte, Fuera de carta), donde interpreta al alcalde de un pueblo en el que ha tocado el Gordo de la Lotería de Navidad. El problema es que el premio ha caído en el burdel del pueblo, lo que desencadena un conflicto inesperado.

¿Cómo ha sido su estreno en cine?

He disfrutado una barbaridad. Nacho es una referencia en el cine de comedia y de diversión. Y así lo he acometido, muy contento. Muy bonito. Ha sido una grabación entretenidísima. He disfrutado mucho y he aprendido una barbaridad porque es otro registro absolutamente distinto a los que yo he hecho hasta ahora.

En la película se hace mucha parodia política y de actualidad.

Hay que poner un entorno que genere situaciones cómicas y en este caso es esa tensión entre los personajes de izquierdas, de derechas, el alcalde... Todo hay que ubicarlo en un espacio de tiempo y, claro, estas tensiones que se ven en la política nacional también suceden en los pueblos y eso genera muchas situaciones de humor. Incluso el que es de tendencia de izquierdas, el podemita, también tiene polémicas con su mujer, que son urbanitas reconvertidos al pueblo. Así se generan pequeños conflictos dentro de otro gran conflicto común que tienen todos y que genera mucha comicidad.

¿Qué es lo que más gracia le hace de todo eso?

A mí me hace mucha gracia que todos son un poco gañanes, en el sentido de que van de íntegros por un lado pero tienen conflictos permanentes en todos los ambientes, se contradicen permanentemente, son un desastre. Cada intento de solución es generar un nuevo problema. Es cretinismo ilustrado elevado a la máxima potencia.

¿Es así en la vida real?

La realidad es así e incluso superior, porque la realidad siempre supera a la ficción. Cualquier cosa que puedas crear en un folio, viene el mundo, sopla y te lo tira al suelo, porque siempre hay mucho más de lo que parece.

¿Cree que el poder corrompe?

Supongo que sí, yo nunca he mandado pero supongo que notar que tienes cierto poder te generará unos vicios, un estilo y una forma de vivir que a la larga también te puede hacer daño.

Entonces, ¿no se ve de alcalde?

No, no me veo dirigiendo a nadie. Bastante tenemos con dirigir nuestras pequeñas vidas como para encima estar ahí mandando a otros, pero bueno, nunca se puede decir de este agua no beberé. Nunca se sabe, pero no me veo mandando. Soy muy testarudo y muy cabezota en la vida normal pero no soy un mandón, soy organizado. Me gusta organizar un poquito las cosas pero no me veo a nivel político, aparte que no encuentro yo... Hay cosas que me gustan de unos, otras de otros, pero no encuentro el sitio.

Además, debería tener mucho cuidado con las bromas si algún día quisiera hacer política.

¡Cuidado con las bromas! Ahora tienes un problema constante con todo, así que imagínate.

Ha hecho pregones, ha participado en fiestas populares, ahora interpreta a un alcalde... ¿Se siente muy de pueblo?

Sí, yo nací en un pequeño pueblo del Bierzo, de Matarrosa del Sil, luego me crié en Valladolid y ahora vivo en Madrid por razones laborales, pero me gustan los pueblos, lo popular me gusta. He participado y colaborado en todo lo que he podido. Tristemente ahora hay un problema muy serio con el tema de las redes sociales, porque tú haces algo con la mejor intención del mundo, sin cobrar un duro, y luego tienes problemas.

¿A qué se refiere?

Tú haces un pregón para un amigo tuyo que es alcalde en un pueblo, y a lo mejor este hombre es socialista o de Podemos o del PP, porque tienes amigos en todo el espectro de vida, pero ahora está todo tan mediatizado que seguro que te van a crucificar por hacerlo. Entonces, he tenido que quitarme de muchas cosas de estas que yo hacía con mucho agrado y mucho interés porque al final te criminalizan o tienes problemas por una cosa que tú haces con la mejor intención del mundo.

¿Le parece preocupante?

Para mí eso es un problema actualmente. Ya está toda la gente tan marcada que si actúas en un pueblo de derechas tienes un problema y si actúas en un pueblo de izquierdas tienes otro. Pero vamos, yo me siento muy, muy afín a la cultura popular, en el sentido ancho de la palabra, y disfruto mucho. Estoy encantado de ser de pueblo y de vivir en la ciudad. Me gusta todo y disfruto con todo.

En la película, todo el conflicto surge por culpa del Gordo. ¿El dinero solo trae problemas?

Yo creo que no trae problemas. Hay una frase de Nacho García Velilla muy buena que dice: "el dinero no cambia a la gente, la desnuda". La persona que recibe dinero y es generosa, lo va a compartir, el que es muy miserable se va a volver más mezquino. No cabe duda de que estos golpes de suerte que, para cualquier persona normal, serían una solución buenísima y quitarían muchos problemas, a otros se los genera. Es un tema delicado. El dinero puede ser una bomba y puede ser un colchón, te puede estallar o te puede dar la mayor tranquilidad del mundo. Eso depende de las personas, no solamente del dinero. El dinero es una cosa que está ahí, que puede depreciarse, que puede valer más, que puede valer menos, pero al final es la gente la que lo maneja.

¿Qué haría si le tocara el Gordo?

Como yo, afortunadamente, muchas cosas sencillas en la vida ya las tengo resueltas, seguramente compartiría con familiares, con amigos y con gente con la que colaboro, alguna asociación.

Siempre le vemos haciendo comedia, ¿se ve en un papel más serio?

Sí, yo me veo, porque creo que simplemente es cambiar de actitud. La vida normalmente ya es más seria de por sí. Los que estamos en la comedia parece que estamos encasillados. Este solo comedia, o este actor es de drama y no puede hacer comedia, pero yo creo que por lo menos podría intentarlo, de buena fe e intentando aportar. Al final esto no es un trabajo individual, es un trabajo colectivo. ¿Un tema serio? Pues también se podría hacer, ¿cómo no?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento