Esta infraestructura hidráulica permitirá trasladar las aguas residuales de Apellániz a la depuradora de Maeztu, mediante un colector que las conectará con la red de saneamiento local de Maeztu.

El Departamento de Medio Ambiente de la institución foral asume el gasto de esta infraestructura con el objetivo de proteger los cauces naturales de Álava.

El Gobierno alavés ha adoptado esta decisión ante "la dificultad que se les plantea" a las juntas administrativas para hacer frente a los gastos de mantenimiento y explotación de los nuevos sistemas depuradores que la legislación medioambiental obliga a instalar.

Consulta aquí más noticias de Álava.