Fue una unidad perteneciente a las Patrullas de Barrio la que intervino en el establecimiento, regentado por un ciudadano de origen chino, a raíz de la denuncia de estos clientes, una pareja que les requirió en la zona.

Los agentes realizaron una inspección en el comercio y comprobaron que tenía a la venta varios artículos caducados y unos paquetes de tabaco que carecían del sello timbrado correspondiente, según detalla la Policía Local.

La unidad intervino la mercancía caducada y realizó la correspondiente denuncia a la autoridad judicial por estos hechos.

Consulta aquí más noticias de Granada.