Sunam, de tres años.
Sunam, de tres años, en su fiesta de compromiso con su primo Nieem. AP / ELPAÍS.COM

Sunam, una niña afgana de tres años, todavía no ha aprendido del todo a hablar pero ya tiene prometido, según informa el diario El País.

Ha sido elegido por su familia, es su primo Nieem de siete años, en una fiesta a la que asistieron sus respectivas familias y en la que la novia lució traje blanco de boda. 

Celebran el compromiso en cuanto Sunam cumpla 14 o 15 años 

Ambos celebraron el compromiso para casarse en cuanto Sunam cumpla 14 o 15 años.

No se trata de un evento excepcional ya que, a pesar de los esfuerzos de las organizaciones de derechos humanos, los matrimonios concertados siguen siendo una práctica habitual en Afganistán y, según datos de Unicef, al menos el 16% de los niños se casa sin haber cumplido los 15 años y aproximadamente el 43% de las bodas se celebra entre menores.

El límite legal para contraer matrimonio en Afganistán son 16 años para la mujer y 18 para el hombre.

Si la boda no desemboca en una unión feliz, las normas tribales y de la religión islámica dejan al hombre la escapatoria de poder elegir a una segunda esposa por amor.

Si la mujer se resiste, puede ser obligada a obedecer con métodos violentos.

Está en juego el subsidio matrimonial que la familia de la esposa recibe de la del marido durante al menos un año.

A menudo, cuando la joven opta por rebelarse huyendo del hogar, acaba siendo víctima de la prostitución y de las drogas. Por ello las hay que prefieren el suicidio.

Un matrimonio por un capricho familiar

En el caso de Sunam, su padre decidió el compromiso de matrimonio para contentar a su hermana Fahima que no ha tenido hijas y desea desesperadamente una.

Nosotros pertenecemos a la tribu pastún y si hay un acuerdo prematrimonial, se casarán y basta 

En Afganistán son frecuentes las bodas entre primos porque las familias creen que es mejor cuando se tiene vínculos con el entorno del consorte.

La madre de Nieem dice que, si de mayores no se gustan, el acuerdo se podrá anular.

La madre de Sunam no está de acuerdo: "Nosotros pertenecemos a la tribu pastún y si hay un acuerdo prematrimonial, se casarán y basta".