Robert Murat y Madeleine
Madeleine y Robert Murat. (ARCHIVO)

Robert Murat, el primer acusado por el caso Madeleine, ha roto el silencio impuesto por la policía desde hace 5 meses, que le restringió el derecho a conceder entrevistas.

El joven, que vivía con su madre a 100 metros del lugar donde la pequeña Maddie desapareció el pasado 3 de mayo en Playa Da Luz (Portugal), ha hablado para las cámaras de la BBC rodeado de miembros de su familia, según publica el diario británico Daily Mail.

Sin ahorros

"Han pasado 5 meses, mis ahorros se han agotado, mamá está haciendo todo lo que puede, pero esto es difícil, muy difícil", ha clamado Murat, declarado como 'argido' o sospechoso por la justicia portuguesa, haciendo un intento por remarcar su inocencia.

Mis ahorros se han agotado, mamá está haciendo todo lo que puede, pero esto es difícil, muy difícil

Su prima, Sally Eveleigh, quien regenta un hostal en el mismo pueblo, también ha hablado para las cámaras reclamando a la policía lusa que revise su implicación en el caso.

"Cinco meses en la línea de fuego, la policía no se ha vuelto a comunicar con él desde hace tres meses, y no hay ninguna evidencia en contra de él" ha declarado Sally. "El no ha visto a su hija en 5 meses" concluye.