Los símbolos franquistas aparecieron de esta manera en la entrada de la sede del Gobierno gallego
Símbolos franquistas tirados a la entrada de la sede del Gobierno gallego. (M.G)

Centenares de calles, edificios institucionales e iglesias de Galicia conservan simbología franquista que, en el caso de las Administraciones públicas, tendrá que ser suprimida cuando entre en vigor la Ley de Memoria Histórica, que también impondrá la retirada de subvenciones a los organismos que mantengan este tipo de símbolos, lo que afecta directamente a la Iglesia católica.

El más amplio de ellos, realizado por el partido independentista Nós-Unidade Popular desde 1995 hasta 2006 y consultado por Europa Press, cuenta más de 200 referencias al franquismo en lugares públicos, ya sea en forma de nombres de calles, estatuas, escudos o inscripciones en fachadas de edificios y templos.

De este modo, A Coruña es la ciudad en la que quedan mayor cantidad de símbolos relacionados con la dictadura y su entramado ideológico.

A Coruña, capital de la simbología franquista

De hecho, el ex concejal del BNG Manuel Monje, ahora en la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica, definió a la ciudad herculina como "la capital de la simbología franquista de toda España". "Hay piezas únicas, como varias placas", apuntó irónicamente, tras lo que tachó de "vergonzoso que a estas alturas aún no se hayan suprimido" nombres de calles como 'División Azul' o no se le haya retirado el título de hijo adoptivo a Francisco Franco.

En cambio, en otra de las ciudades más marcadas por la iconografía del régimen, Ferrol, donde nació Franco, los sucesivos gobiernos progresistas desde la transición han ido suprimiendo parte de la simbología, proceso que ha retomado ahora la coalición PSOE-IU.

 

Ferrol, cuna de Franco, ya ha comenzado a retirar sus símbolos
De hecho, la teniente de alcalde, Yolanda Díaz, indicó que "lo primero que se decidió" al llegar al poder, hace cuatro meses, fue la supresión de los dos principales restos de la simbología franquista que quedaban en lugares de titularidad municipal, dos vidrieras en la sede del consistorio y en la biblioteca.

 

En declaraciones a Europa Press, la también portavoz de Izquierda Unida argumentó que se trata de una cuestión de "voluntad política", aunque valoró la promulgación de la ley. "Hay que garantizar la legalidad constitucional e impulsar la reconstrucción de la memoria, porque la memoria de los vencidos está sin escribir", enfatizó.

Además, fuentes del Foro pola Memoria de Galicia y del Partido Comunista explicaron que en las iglesias sobreviven "multitud" de alusiones al régimen de Franco, como escudos falangistas con el yugo y las flechas u homenajes a las víctimas del bando nacional bajo la inscripción 'A los caídos por Dios y la Patria'.

Esvásticas nazis en iglesias

Es el caso de la concatedral de Vigo, situada en el centro de la ciudad, pero también de muchos templos de parroquias pequeñas, "en las que incluso se encontraron esvásticas nazis".

Una vez entre en vigor la ley, las Administraciones podrán retirar o negar subvenciones a aquellas instituciones que mantengan esta iconografía, por lo que la Iglesia católica podría perder parte de sus ingresos, si no accede a la supresión de los símbolos.