Rescatan en Alicante a cuatro perros de una supuesta criadora ilegal que cambia de domicilio

El perro bóxer que fue rescatado y que está en un estado muy grave.
El perro bóxer que fue rescatado y que está en un estado muy grave.
AYTO ALICANTE
La Policía Local de Alicante ha logrado rescatar a cuatro perros en muy malas condiciones, uno de ellos en estado terminal. La denuncia llegó al ayuntamiento porque la propietaria de los animales no pagaba el alquiler. Podría haber otras tres denuncias relacionadas con la misma persona en tan solo año y medio.

La Policía Local de Alicante ha logrado rescatar a cuatro animales de un supuesto criadero ilegal. En la operación, coordinada por la Concejalía de Protección Animal, pudieron comprobar que los perros se encontraban en unas condiciones terribles "entre excrementos, sangre y basura".

De hecho, uno de los perros rescatados, de raza bóxer, se encuentra en un estado muy grave, según ha confirmado Marisol Moreno, Concejala de Protección Animal y Juventud del Ayuntamiento de Alicante que también ha asegurado que hay en marcha una denuncia por partel del Ayuntamiento por un delito de maltrato animal.

Todo se desencadenó tras una denuncia administrativa de la propietaria del inmueble en el que se encontraban los perros, ya que la mujer que la había arrendado no estaba pagando el alquiler. Una semana antes de la intervención de la Policía, la dueña de los animales tenía, según consta en la denuncia, hasta una veintena de perros en la vivienda, "atados con cadenas cortas a las puertas, sentados sobre sus heces, con cojines con sangre y habitaciones llenas de excrementos".

Según ha confirmado la edil, "llevabábamos detrás de esta señora desde hace año y medio, que presuntamente cría perros de raza, siempre con bóxers de por medio" y "hay tres denuncias previas que podrían estar relacionadas con esta misma mujer en tan solo año y medio". La primera es de marzo de 2015 y referida a un criadero ilegal de bóxers en una casa alquilada cuya renta tampoco se estaba ya pagando.

Posteriormente, el mes de diciembre, un veterinario denunció a una mujer que le dejó dos bóxers en estado terminal que murieron en la clínica y con la que no pudieron contactar.

La tercera procede del Ayuntamiento de San Vicente, dónde intervino el Seprona porque también había un criadero ilegal con perros de esta raza. Por eso barajan la posibilidad de que la mujer va cambiando de casa y abandonando allí o deshaciéndose de los animales que ya no le sirven para sus fines: criar y vender cachorros. Parece que en estos momentos podría estar operando por la zona de Elche.

Marisol Moreno también ha asegurado que el centro de protección animal en el que se encuentran ha recibido numerosas solicitudes de adopción y acogida de estos cuatro perros tras la difusión del caso en medios locales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento