Rajoy contiene las lágrimas al hablar de Rita Barberá: "Le ha dedicado su vida al PP"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conteniendo las lágrimas, durante su declaración a los medios tras la muerte de Rita Barberá.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conteniendo las lágrimas, durante su declaración a los medios tras la muerte de Rita Barberá.
Vídeo ATLAS
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al término de sus preguntas en el Hemiciclo ha querido transmitir a la familia de Barberá y a todos los miembros del PP el pésame y el "pesar" en nombre de la dirección del partido. "Estamos enormemente afectados", ha asegurado el presidente antes de recordar que la senadora fallecida había "dedicado su vida a Valencia y al Partido Popular".

"Le ha dedicado su vida a Valencia (...) Le ha dedicado su vida al Partido Popular". Con estas palabras homenajeó el presidente del PP y del Gobierno, Mariano Rajoy, a la senadora y exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, que murió a primera hora de la mañana de este miércoles , con 68 años, en un hotel del centro de Madrid como consecuencia de un infarto.

"Realmente me siento enormemente apenado. La conocí en la década de los 80 y en el año 91 negociamos la candidatura a la alcaldía de Valencia y realmente se hace muy duro eso. Muchas gracias", dijo Rajoy a los periodistas visiblemente emocionado. A continuación, reveló que su última conversación con la senadora del Grupo Mixto se produjo hace unos días, cuando ya se encontraba imputada y tuvo que declarar ante el Tribunal Supremo por el caso de corrupción Imelsa.

La noticia de su fallecimiento se conoció antes del comienzo de la primera sesión de control al Gobierno de esta legislatura. A la entrada de la misma, el expresidente del Congreso Jesús Posada, que conocía a Barberá desde la infancia, aseguró que esta había sufrido "una cacería injustificable" en los últimos meses a cuenta de su imputación.

Pedro Antonio Sánchez, presidente de Murcia por el PP, criticó que la política se haya marchado "sin que nadie le pida perdón". "Antes de decidir la Justicia, ella no va a conocer la decisión y ojalá se aclaren definitivamente las cosas, aunque sea en beneficio de su memoria, porque ha sufrido demasiado", aseguró. "Cada uno tendrá sobre su conciencia lo que ha hecho y ha dicho", añadió el ministro de Justicia, Rafael Catalá, para denunciar "las barbaridades que se le han atribuido sin ninguna prueba y justificación".

Más directa en su acusación fue la diputada popular Celia Villalobos. "Se la ha sometido a una persecución brutal, la habéis condenado a muerte", afirmó al ser entrevistada por el programa de Antena 3 Espejo Público. "Estaba destrozada y muy dolida", añadió.

José Manuel García-Margallo, exministro de Exteriores, reveló en el mismo programa que había visto recientemente a Barberá "muy abatida" y que estaba tomando "una medicación muy fuerte" para tratarse de "una depresión muy profunda". El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, pidió ser "respetuoso con esta situación".

Pío García Escudero, también excompañero de partido y presidente del Senado, acudió al hotel junto con María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, para consolar a los familiares de la exalcaldesa ante lo que calificó como "una noticia terrible". También se acercó hasta el establecimiento el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien a la llegada destacó que era una gran alcaldesa.

Sobre el fallecimiento de la senadora se pronunció también la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quien destacó las "luces" sobre las sombras en la trayectoria política de la exalcaldesa. "Las sombras, indudablemente las ha habido, pero Rita Barberá es una persona que no ha sido juzgada y por lo tanto inocente", indicó. Tras ser imputada en septiembre, la presidenta madrileña fue una de las voces que pidió a Barberá que abandonase su escaño de manera voluntaria: "Cuando a un político se le investiga formalmente y hay un auto formal por un asunto de corrupción debe dejarlo".

Barberá no dejó su escaño pero sí abandonó la que había sido su formación política durante décadas, un hecho que este miércoles el expresidente José María Aznar lamentó: "Lamento que Rita Barberá haya muerto habiendo sido excluida del partido al que dedicó su vida. Y lamento que haya muerto antes de ver archivada la causa abierta contra ella y, con ello, restablecido el buen nombre que para mí siempre tuvo".

"Me siento consternado. Con su muerte perdemos a una española orgullosa de serlo y a una valenciana que trabajó durante más de treinta años por su tierra y por España. Su impronta como alcaldesa de Valencia es incuestionable, como lo es su figura en el Partido Popular", resaltó el presidente de honor del PP en un comunicado.

Podemos no asiste al minuto de silencio

Ana Pastor, presidenta de la Cámara, confirmó la pérdida de Barberá y decretó un minuto de silencio que los diputados de Podemos e Izquierda Unida se negaron a respaldar. "Nuestras condolencias a amigos y familiares, pero un minuto de silencio es un homenaje póstumo, y nosotros no vamos a participar en un homenaje a una persona cuya trayectoria ha estado marcada por la corrupción", justificó el líder de la formación morada, Pablo Iglesias.

El socialista Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, se unió a las críticas del PP a la actuación de Podemos e IU y aseguró que él, en su lugar, no estaría "dispuesto a ser político a costa de dejar de ser persona". Miquel Iceta, líder del PSC, también mostró su pésame por el fallecimiento de la senadora.

"Nosotros hemos sido muy firmes en la lucha anticorrupción y hemos pedido muchas veces a la señora Barberá que dejara su escaño, pero hoy solo podemos decir que lamentamos su muerte como la de cualquier persona", manifestó la presidenta de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas. El líder de la formación, Albert Rivera, dio igualmente el pésame a la familia y a los compañeros de partido de la fallecida.

Conmoción en Valencia

La presidenta del PP de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, lamentó la marcha de "un referente político". "La ciudad está de luto", señaló. El PPCV se sumó a las condolencias en la red social Twitter con el siguiente mensaje: "Hasta siempre Rita Barberá, alcaldesa de España. Nuestro abrazo a familia y amigos de la mejor alcaldesa de Valencia. Gracias por tanto". Su sucesor, Joan Ribó, de Compromís, calificó a Barberá como "parte indiscutible de la historia de esta ciudad". Para Alberto Fabra, expresidente de la Comunidad Valenciana, fue "un ejemplo de política".

El que fuera vicealcalde de la ciudad con Barberá, Alfonso Grau, expresó igualmente su "sorpresa" y su "dolor" al conocer la noticia. Grau apuntó que su "único sentimiento es de sorpresa y de dolor por la pérdida de una persona" con la que ha estado "muchos años". "Independientemente de las divergencias que hayamos tenido de cualquier tipo", agregó.

Grau, que tuvo que dimitir tras ser procesado en el 'caso Nóos' y se distanció de Barberá al considerar que él estaba pagando por cuestiones que eran de ella, admitió que "hacía tiempo" que no hablaban, aunque manifestó que es "indiscutible la situación de ansiedad" que estaría pasando por los asuntos judiciales, que él también conoce.

El presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, aseguró que están "bastante consternados" por la repentina muerte de la senadora a la que consideró "una referencia del estilo" del partido.

Xavier García Albiol, coordinador general del PP catalán, lamentó en la emisora Rac 1 que "se ha machacado excesivamente" a la dirigente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento