Un fuerte terremoto de 7,4 grados de magnitud en la escala abierta de Ritchersacudió este lunes la prefectura de Fukushima (noreste de Japón) e hizo que se activara la alerta de tsunami, según informó la Agencia Meteorológica nipona (JMA), ya levantada.

La Agencia Meteorológica de Japón (JMA) mantuvo en vigor la alerta durante casi seis horas después de que el seísmo, cuyo hipocentro se situó a 25 kilómetros de profundidad en el Pacífico y a unos 50 kilómetros frente a la costa de la ciudad de Okuma (prefectura de Fukushima), sacudiera con fuerza la región oriental y nororiental del archipiélago.

El seísmo se produjo a las 05.59 hora local (20.59 GMT del lunes) y tuvo su hipocentro a 25 kilómetros de profundidad en la costa de Fukushima, a unos 200 kilómetros de Tokio.

El temblor, que pudo sentirse con fuerza en Tokio, tuvo una intensidad de 5 bajo sobre 7 en la escala japonesa, que se centra más en las zonas afectadas. En un principio la JMA estableció la magnitud del seísmo en 7,3 en la escala abierta de Ritcher, pero posteriormente lo elevó una décima, y lo mismo ocurrió con el hipocentro, que había situado a 10 kilómetros de profundidad.

Ni el temblor ni la subida de la marea han ocasionado daños importantes ni dejado heridos de gravedad, según han informado el organismo y la cadena de radiotelevisión pública NHK.

Alerta de tsunami

Las autoridades japonesas activaron nada más producirse el seísmo la alerta de evacuación en la costa de Fukushima, ante la llegada de un tsunami de hasta tres metros, y posteriormente en el litoral de las prefecturas Miyagi, Iwate y Aomori, ante la previsible sacudida de un ola de un metro. Se pidió a los ciudadanos, a través de sirenas y otros sistemas de alerta, que huyeran del posible tsunami subiendo a edificios altos o zonas elevadas.

El puerto de la ciudad de Sendai, la mayor del noreste de Japón, registró la mayor subida del nivel del mar, con la llegada de olas de hasta 1,40 metros.

Varias localidades costeras de la región registraron también tsunamis de entre 30 y 90 centímetros sin que causaran ningún daño. Finalmente la JMA decidió desactivar la alerta por tsunami a las 12.50 hora local (03.50 GMT).

El ministro portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, informó de que el proceso de evacuación en las zonas afectadas se había llevado de manera adecuada y que no se habían registrado daños significativos.

"He dado las instrucciones a los miembros de mi Gabinete en Tokio para recaben la información necesaria y aseguren absolutamente la seguridad", aseguró por su parte el primer ministro nipón, Shinzo Abe, en una declaración a los medios en Buenos Aires, donde se encuentra de viaje oficial.

Trenes suspendidos

A causa del terremoto los servicios ferroviarios del este de Japón quedaron parcialmente suspendidos y se produjo también un incendio en un complejo petrolero en la localidad de Iwaki, en la prefectura de Fukushima, que fue rápidamente sofocado.

El temblor también detuvo una bomba del sistema de refrigeración en una piscina de combustible gastado de la planta nuclear de Fukushima Daini, aunque la empresa operadora, Tokyo Electric Power (TEPCO), fue capaz de activar un sistema auxiliar unos noventa minutos después.

La avería momentánea no generó ningún tipo de emisión radiactiva, según TEPCO.

Japón se asienta sobre el llamado anillo de fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia por lo que las infraestructuras están diseñadas para aguantar los temblores.

Esta misma zona de Japón registró el 11 de marzo de 2011 un poderoso terremoto de 9 grados y posterior tsunami que acabaron la vida de más de 18.000 personas y causó uno de los peores accidentes nucleares de la historia.

Por su parte, el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), descartó que el terremoto pueda generar un tsunami en las costas de Chile.