La gestora transitoria que dirige el PSOE intentó este jueves cerrar las heridas abiertas en el partido limitando las sanciones a los diputados díscolos que ostentan puestos de responsabilidad en el Parlamento y minimizando las consecuencias para los miembros del PSC. "Se ha querido dar tranquilidad", afirmaron desde la dirección colegiada a este diario.

Las principales perjudicadas son las 'sanchistas' Susana Sumelzo, que es sustituida en la portavocía de la Comisión de Cooperación Internacional por David Serrada; Rocío Frutos, que se queda sin la portavocía adjunta de Empleo a favor de la canaria Tamata Raya; y Sofía Hernanz y Meritxell Batet, que abandonan la dirección del grupo parlamentario.

La juez Margarita Robles sigue en Justicia y la exmilitar Zaida Cantera es relegada de DefensaLa caída de la aragonesa es una concesión al secretario general autonómico Javier Lambán, con el que Sumelzo estaba enfrentada. La balear y la gallega sufren las consecuencias de su lealtad hacia Pedro Sánchez. La barcelonesa, que formó parte de la Ejecutiva del exsecretario general, pasa a integrarse en la comisión bilateral que Javier Fernández, presidente de la gestora, y Miguel Iceta, primer secretario del PSC, pactaron el lunes para revisar su relación histórica. Su puesto, sin embargo, queda vacante y podrá ser reclamado por el PSC una vez que la dirección nacional y los socialistas catalanes resuelvan sus diferencias.

Las independientes Margarita Robles (juez) y Zaida Cantera (exmilitar) conservan la presidencia de la Comisión de Justicia y la vicepresidencia de la de Seguridad Vial, respectivamente. Cantera pierde, a pesar de ello, su portavocía adjunta de más peso, la de Defensa, que pasa a Adriana Lastra. Esta, a su vez, traslada a la andaluza María Jesús Serrano la portavocía de Administraciones Públicas.

Los catalanes Joan Ruiz, Manuel Cruz y Mercé Perea mantienen, respectivamente, la presidencia de la Comisión de Justicia y las portavocías de las comisiones de Políticas Integrales de la Discapacidad, Educación y Deporte y del Pacto de Toledo (pensiones), según informó Mario Jiménez, portavoz de la nueva dirección, tras una reunión de dos horas y media.

Antonio Hernando permanecerá como presidente y portavoz del grupo en el Congreso. Miguel Ángel Heredia continuará como secretario general. Los portavoces adjuntos serán Isabel Rodríguez, Marisol Pérez y José Luis Ábalos -que ha impulsado una resolución en la provincia Valencia para exigir la convocatoria inmediata de un Congreso Extraordinario-, a los que se suma el abulense Pedro Muñoz, que releva a Sofía Hernanz.

Los cambio, según Jiménez, obedecen a criterios de "capacidad" y "confianza". "No somos un tribunal, Hemos actuado de acuerdo a las normas", justificó para zanjar la cuestión. Meritxell Batet lamentó que su relevo se produjese "en estos términos", pero declaró su "respeto" por la decisión adoptada desde Ferraz.

División

Las medidas aprobadas este jueves completan las represalias contra los diputados que incumplieron la disciplina de voto y votaron no en lugar de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy. Los primeros en sufrirlas fueron el catalán José Zaragoza y el balear Pere Joan Pons, que fueron apartados de la presidencia y la portavocía de la Comisión Mixta del Congreso para la Unión Europea el miércoles. La decisión fue adoptada unilateralmente por Javier Fernández y Mario Jiménez sin reunir a la dirección colegiada, lo que provocó las críticas del resto de miembros, como informó 20minutos.

Pedro Sánchez, exsecretario general del PSOE, hizo pública horas después una carta en la que pedía al órgano provisional que no ahondase en la "fractura" interna del partido.

Su advertencia llegó demasiado tarde, toda vez que la división ha alcanzado a la propia gestora, donde varios de sus miembros han acusado al presidente y al portavoz de retrasar intencionadamente la convocatoria del Congreso Extraordinario en el que el partido debe recomponer su estructura y su mensaje político y, también, de actuar según los intereses de Susana Díaz.

Díaz, con González, Chaves y Griñán

La baronesa coincidió este jueves con el expresidente del Gobierno Felipe González y con los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán -procesados por el caso de los ERE- durante un foro organizado en Sevilla por el grupo editorial Joly.

González aseguró durante el acto que Díaz tiene "fuerza y coraje" para liderar el Partido Socialista. A continuación, matizó las palabras sobre Pedro Sánchez que la revista francesa Politique Internationale le atribuye en una entrevista publicada ahora, pero realizada en julio y completada en septiembre. Según González, la frase en la que aseguró que el dimitido exsecretario general no podría hablar "más de media hora" sobre sus propuestas para España no se corresponde con lo que dijo realmente.