Mujer con menopausia precoz
Mónica Torres (42 años) empezó a tener los ssíntomas de una menopausia precoz poco después de cumplir los 30. JORGE PARÍS

"La menopausia es una sentencia de vejez, y no es así". La que habla con tanta contundencia es Mónica Torres, una bióloga de 42 años residente en Galapagar (Madrid) que desde hace 10 pelea a diario con los síntomas de una menopausia que llamó a su puerta antes de tiempo. Mucho antes.

"Intenté quedarme embarazada a los 32 años y ya no pude. Intuí que algo pasaba. Cuando fui al médico me lo confirmaron. Me dijeron que tenía fallo ovárico. Reglaba bien, pero mis óvulos no estaban funcionando correctamente. Mis ovarios tenían diez años más que mi vida", cuenta esta mujer que reconoce sin pudor que a los 30 "ya tenía síntomas de sequedad vaginal". "De los 32 a los 38 tuve a mis hijas, pero fue con donación de óvulos y gastándonos todos nuestros ahorros", cuenta. Su valentía es insólita y poco frecuente, hasta mantener una página de Facebook sobre el tema, Menopausia no me ganas. Pero su caso no es único.

"Estimamos que entre el 1% y el 4% de las mujeres en edad fértil, de los 18 a los 45 años, la sufrirán", revela el doctor Nicolás Mendoza, ginecólogo y presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM). "Decirles que tienen una menopausia es estigmatizarlas mucho, para ellas es muy impactante, porque son muy jóvenes. Por eso usamos insuficiencia ovárica primaria, es una forma de suavizarlo", explica el médico.

Lo cierto es que, según las estimaciones que manejan las sociedades científicas, un total de 342.375 españolas están aquejadas de menopausia precoz, según el último censo publicado por el INE con fecha 1 de enero de este año.

Se trata de mujeres jóvenes que pierden su capacidad reproductiva y sexual "porque el ovario deja de funcionar antes de tiempo", explica el doctor Mendoza. Si la menopausia se presenta de forma natural a partir de los 50 años, estas mujeres padecen el trastorno de forma sobrevenida entre los 30 y los 45 años.

Según la estimación de los expertos, en Madrid hay entre 12.600 y 50.000 casos. En Cataluña, la menopausia precoz afecta a una horquilla de entre 13.000 y 50.000 casos. En Andalucía van de 16.000 a 64.000 y en la Comunidad Valenciana afectan a entre 9.000 y 36.000 mujeres.

Por franja de edades, la tasa que establecen los expertos da un respiro, al menos, a las más jóvenes. "En la horquilla de los 18 a los 45 la sufrirán una de cada cien mujeres menores de 40 años. Una de cada mil menores de 30 años y una de cada 10.000 menores de 20 años", aclara el doctor. Y de entre las que la padecen, "en el 12% de los casos será inducida por un cáncer, sobre todo por linfomas, leucemia y cáncer de mama", explica el experto.

Este último es el caso de Dori Martín, 42 años y residente en Vizcaya, a la que el pasado mes de mayo operaron de cáncer de mama. "Primero pierdes un pecho, y eso ya produce un cambio en tu aspecto físico que te cuesta aceptar. Si lo unes a que de golpe te quitan una vida sexual plena, al principio es un trauma", reconoce esta mujer que ya era madre de dos niños cuando le sacudió la enfermedad.

"Cuando me mandaron la medicación no me lo dijeron claramente. Solo que iba a tener síntomas de la menopausia, pero nada más. No me dijeron el alcance de los síntomas y, cuando ocurre, te sientes extraña", dice. Y añade: "Al haber pasado por una cosa peor, doy gracias por haber sobrevivido al cáncer, pero es necesario información y ayuda para encajar la menopausia precoz", afirma.

La vida sexual de Mónica y Dori (como la de todas las afectadas) ha cambiado significativamente, pero ellas lo tienen claro: "Lo importante es pensar que enfrentamos otra etapa como mujeres en la que no hay que cerrar las puertas a nada, se trata de hacer cambios en la rutina sexual", destacan ambas.

Además, Dori coincide con Mónica en que lo peor es "la soledad" a la que se enfrentan. "Te escuchan, pero nadie te entiende, ni los médicos ni tus amigas, porque es una realidad para la que a ellas aún les falta una década", coinciden en señalar. Y el presidente de la AEEM pone la guinda: "De todos los problemas a los que se enfentan estas mujeres [las pacientes con menopausia precoz], el peor es la depresión", dice el experto.

¿Por qué a ellas?

Los médicos son muy cautos a la hora de señalar las causas que conducen a un fallo ovárico precoz. "Suponemos que el estilo de vida influye, pero nunca de un modo decisorio y fatal", explica el doctor Juan Ordás, ginecólogo de la unidad de Reproducción Asistida del Hospital Vithas Nuestra Sra. de América (Madrid). "El tabaco, los tóxicos, los agentes químicos industriales o los metales pesados contribuyen a la destrucción de células germinales", añade.

Ordás aclara que "las causas son muy variables", pero que "un 40% de los casos se deben a defectos genéticos y un 30% a problemas autoinmunes", señala. Además "hay un 20% de casos en los que no logramos averiguar las causas", concluye.

Eso sí, en todos los casos, el experto describe que la menopausia precoz "es interpretada como un fracaso vital, un paso hacia el envejecimiento y un pase de página en el devenir existencial" de estas pacientes que "les cuesta aceptar".

Ese sentimiento es justamente el que trabajan en la asociación que preside Edurne Sáenz de Maturana, APYM, una iniciativa pionera en el País Vasco para trabajar los problemas derivados de la menopausia en la mujer. "Sigue siendo un tabú, la gente no habla por una cuestión de imagen. Sigue siendo un periodo de la vida de las mujeres marcado por el oscurantismo y el ocultismo", dice respecto a la menopausia, precoz o no.

Según su experiencia, las propias mujeres evitan aceptar la situación porque aún "no está normalizada", dice. Por experiencia propia anima a "cambiar el sentimiento de que no hay nada positivo en esta etapa. Nuestro cuerpo cambia, pero llegas a una etapa de plenitud, una madurez con menos inseguridades", reivindica.

Diez preguntas a...

La doctora Clara Tejera Palacios, ginecóloga de la Seguridad Social (Alicante) y experta en menopausia, ofrece algunas pautas para entender y actuar ante la menopausia precoz.

¿Por qué lo llaman fallo ovárico precoz y no menopausia?: Se evita el mensaje erróneo de que soy vieja. Por eso lo hacemos así.

En el fondo..., ¿no es el final de un ciclo?: En el fallo ovárico precoz puede existir una función ovárica residual, puede ocurrir que te quedes embarazada.

¿Influye la alimentación?: No, no tiene que ver con la alimentación.

¿Ni con el estrés que soporta la mujer joven actual?: El estrés te va a provocar una amenorrea [ausencia de la menstruación] temporal, se te va a retirar el periodo, pero regresará.

Dígame causas concretas para la menopausia precoz: El tabaco puede ser un desencadenante. También las mujeres que reciben quimioterapia y radioterapia. Incluso algunos pesticidas que sí lleven los alimentos. También la anorexia, la diabetes, la anemia perniciosa o problemas de autoinmunidad como el lupus la van a desencadenar.

¿Cómo se puede enfrentar?: Hay muchas terapias nuevas, terapias con ácido hialuronico reticulado y láser para reconstruir y trata la vagina y la vejiga.

¿Lo saben ellas?: No, es verdad que en la Seguridad Social no se trabaja el tema de la menopausia.

¿Y las terapias con hormonas?: Por supuesto. Durante mucho tiempo hemos huido de la terapia hormonal porque decían que a las pacientes que se les prescribía desarrollaban cáncer de mama y endometrio. Ahora sabemos que no es así. Pero es cierto que la terapia hormonal solo funciona en el fallo ovárico precoz o en los primeros cinco años de la menopausia natural.

¿Suelen aceptarlo con facilidad?: No. Hay que intentar empatizar con ellas, intentar compatir sus experiencias. Las pacientes más agradecidas son aquellas a las que les das un tratamiento y les funciona.

¿Qué les aconsejaría?: Primero que sepan que no es un estigma, que van a vivir muchos años. Que sigan una dieta equilibrada con cardioprotectores como el omega 3 o el omega 6 que están en el pescado azul y en los frutos secos. Que intenten dejar de fumar si es posible. Y deben hacer deporte, combinando la relajación y los ejercicios de suelo pélvico con los cardiovasculares y de musculación. Estos últimos son fundamentales para evitar la osteoporosis.
Además, las mujeres con fallo ovárico precoz deben saber que hay una terapia hormonal de remplazo que funciona.