La regidora de Benestar Social del ayuntamiento de Reus (Tarragona), Montserrat Vilella, ha asegurado este martes que los servicios sociales de la población no fueron avisados del corte de luz a la mujer de 81 años muerta el pasado lunes en un incendio en su casa, originado por una vela, que tenía la luz cortada desde hacía dos meses. Y aseguran que no fueron avisados del corte por parte de la compañía suministradora. Por ello, el consistorio ha anunciado que emprenderá acciones legales contra dicha empresa.

Tal y como marca la ley de pobreza energética, las compañías están obligadas a avisar a los servicios sociales antes de cortar el suministro. La familia de la fallecida tampoco informó de la situación a las autoridades municipales.

El consistorio ha hecho un requerimiento a la Agència Catalana de Consum para obtener información de parte de la empresa. La familia afectada ya había sido atendida por los servicios sociales desde el año 2013 y el agua la pagaba el ayuntamiento a partir de un fondo social.

La investigación sobre el incendio en el que falleció la anciana sigue en manos de los Mossos d'Esquadra. El consistorio, por su parte, revisará los protocolos existentes en materia de pobreza energética para evaluar si estos han podido fallar.

Posible sanción a Gas Natural

El conseller de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget, ha anunciado este martes que la Generalitat impulsará un expediente sancionador contra Gas Natural si se demuestra que no aplicó correctamente "los protocolos" cuando cortó la luz a la anciana muerta en un incendio en Reus (Tarragona).

En la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, ha explicado que por el momento la Generalitat ha presentado un requerimiento a la empresa para que aporte "información" sobre los procedimientos que siguió antes de cortarle la luz a la fallecida.

Baiget ha recordado que la Ley 24/2015 obliga a las empresas suministradoras a que, antes de cortar un suministro a un cliente, tienen que informar previamente a los servicios sociales para conocer si el afectado se encuentra en riesgo de exclusión, y la Generalitat cree que Gas Natural "presuntamente" no lo hizo.

La compañía ha emitido un comunicado en su página web en el que lamentan el fallecimiento de la mujer de Reus y en el que aseguran que "se han puesto ya a disposición del ayuntamiento".

La empresa asegura que dispone de "un canal exclusivo de gestión con los servicios sociales de los ayuntamientos para poder atender conjuntamente los casos de vulnerabilidad" y que, en el caso concreto de Reus, "tiene vigente y a pleno funcionamiento este procedimiento desde el año 2014".

Pero que, no obstante, "entre las relaciones de clientes vulnerables que el Ayuntamiento de Reus nos ha comunicado estos años, y a los que no hemos cortado el suministro, no figura esta clienta, y por tanto, la compañía no disponía de información relativa a su situación de vulnerabilidad".

Familia "desestructurada"

La víctima vivía con su nieta mayor de edad, en un piso de alquiler en el centro de la ciudad, según ha explicado el conseller, que ha calificado el caso de "complejo desde el punto de vista de la atención social".

"Le costaba aceptar determinadas ayudas e incluso había llegado a rechazar determinados ayudas de los servicios sociales", ha relatado el conseller, que ha precisado que el 3 de noviembre rechazó recibir los servicios de asistencia domiciliaria.

Según ha explicado, no solo vivía en el piso con su nieta, sino que, al parecer, a veces también residía en la vivienda el compañero sentimental de su nieta y la hija de este. En cualquier caso, la noche de la tragedia la anciana estaba sola en el domicilio.

Además, según han explicado algunos vecinos de la fallecida, desconocían completamente su situación de vulnerabilidad y algunos ni siquiera sabían que vivía sin luz.

Los servicios de emergencias que accedieron a la vivienda en el momento de originarse el fuego sí han declarado que la misma ofrecía un aspecto de austeridad extrema, rozando prácticamente en la indigencia.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.