El PSOE se divide ante la posible ruptura con el PSC

  • El presidente de la gestora del PSOE y el primer secretario del PSC se reunirán para resolver la brecha que se abrió entre ambas organizaciones.
  • El PSC decidió saltarse la disciplina interna y votar en contra de la investidura de Rajoy.
  • El entorno de Susana Díaz lleva semanas deslizando la posibilidad de impedir al PSC que sus miembros voten en las primarias.
  • Todos coinciden en que la separación del PSC solo ahondaría en los problemas.
Javier Fernández y Miquel Iceta.
Javier Fernández y Miquel Iceta.
EUROPA PRESS

El PSOE vuelve a agitarse; ahora, por Cataluña. Javier Fernández, presidente de la gestora socialista, y Miquel Iceta, primer secretario del PSC, se reunirán este lunes en Madrid en medio de críticas y advertencias sobre las consecuencias de una eventual ruptura o cambio en el acuerdo que une a ambas formaciones desde los años 70.

La cita, prevista para las 12.00 horas, se fijó para resolver la brecha que se abrió entre ambas organizaciones después de que el PSC decidiese saltarse la disciplina interna y votar en contra de la investidura de Mariano Rajoy, en lugar de plegarse a la abstención decidida en el Comité Federal del PSOE.

El resultado del encuentro es incierto, pero todo depende de las intenciones de Susana Díaz. "La gestora no se ha renunido para debatir esta cuestión. Javier Fernández y Mario Jiménez [el hombre de la lideresa andaluza en Madrid] son los que lo dirigen", explicaban el viernes a 20minutos fuentes próximas a la dirección colegiada.

"Nosotros vamos expectantes. Si nos quieren echar, que nos echen, pero no nos vamos a ir", aseguraba un colaborador de Iceta a este diario.

El entorno de Susana Díaz lleva semanas deslizando la posibilidad de retirar al PSC su derecho a gozar de representación en los órganos de dirección y de impedir que sus miembros voten en las primarias para designar al secretario general del PSOE y a los componentes de los órganos del partido.

Ello implicaría, entre otras consecuencias, que Cataluña no enviase delegados a los congresos, el máximo órgano decisorio de la organización, lo que otorgaría  un mayor poder Andalucía. Hoy, solo Cataluña puede ejercer de contrapeso en solitario. Sin embargo, ni Díaz ni sus escuderos se han atrevido a formular esta propuesta en público.

Nuevas fórmulas de colaboración

Del escenario que Iceta encuentre en Madrid dependerá su respuesta, admite su equipo, que no contempla la separación definitiva: "Nuestra intención es seguir juntos". La fórmula de la CDU y la CSU alemanas, en la que los partidos mantienen una total independencia orgánica y funcional, pero votan unidos por su estrecha relación ideológica, sería la alternativa.

Los cargos socialistas consultados carecen de una postura uniforme sobre cómo dar salida a esta crisis. Todos coinciden, sin embargo, en que la separación del PSC solo ahondaría en los problemas.

"Necesitamos nuevas formas de colaboración porque las que hay se han quedado antiguas y no recogen este tipo de situaciones, pero Cataluña no es cualquier territorio [el segundo en número de afiliados socialistas]. Romper sería de locos, una barbaridad", admite un dirigente regional.

"Si alguien lo plantease, se encontraría con la mayoría enfrente", sostiene otro. "Modificar el acuerdo de 1978 con el PSC para quitarles el voto es igual que romperlo. ¿Lo va a hacer la gestora? ¿Con qué legitimidad? ¿Y en este momento? Una decisión de ese calado solo puede decidirse en un congreso y no se ha convocado", señala un exmiembro de la Ejecutiva del PSOE.

"De cómo salgamos de esta dependerá el futuro del PSOE", sentencia un veterano cargo público de Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento