Donald y Melania Trump
Donald Trump y su mujer Melania Trump a su llegada a la reunión con los líderes republicanos del Congreso en el Capitolio. Shawn Thew / EFE

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, recibió este jueves en la Casa Blanca a su sucesora, Melania Trump, en una reunión paralela a la que mantuvieron Donald Trump y el presidente Obama.

Las dos mujeres se tomaron un té, salieron al balcón Truman, visitaron la zona de recepciones oficiales y el Despacho Oval y recorrieron la planta principal de la Casa Blanca junto al historiador encargado de preservarla, Bill Allman, según explicó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Las dos "mantuvieron una conversación sobre la experiencia de criar hijos en la Casa Blanca", dado que las dos hijas de los Obama eran pequeñas cuando se mudaron a esa residencia y el matrimonio Trump llegará acompañado de su hijo de diez años, Barron.

"Es una niñez bastante única", y Michelle Obama "ha hablado varias veces sobre el estrés de mudarse a un lugar nuevo, de vivir en un lugar que es como una pecera, un museo", por lo que ambas conversaron sobre cómo gestionar todo eso, apuntó el portavoz.

Durante la visita a la "Planta de Estado", donde se celebran las recepciones formales, ambas se reunieron con el comisario de la Casa Blanca William Allman.

"La reunión fue un gesto de hospitalidad. Michelle Obama ha explicado en público el estrés de mudarse a un lugar nuevo, de vivir en una pecera, en un museo, y estoy seguro de que Melania Trump está sintiendo parte de esa misma ansiedad", indicó el portavoz.

Melania Trump, de 46 años, será una primera dama indudablemente atípica, la segunda nacida fuera de Estados Unidos y una de las pocas exmodelos, pero sin embargo busca desempeñar el papel de la manera más tradicional posible.

En la incendiaria campaña de Donald Trump, con quien se casó hace once años, se ha mantenido lo más alejada posible de los focos, cediéndole el protagonismo a Ivanka, hija del primer matrimonio del multimillonario y una de sus principales asesoras.

Midiendo al máximo sus palabras, todo lo contrario a lo que acostumbra a hacer su marido, Melania se ha presentado en las escasas entrevistas que ha concedido como una mujer devota de su familia y que mantendría un papel muy tradicional.

El mandatario estadounidense y el presidente electo se reunieron para iniciar el proceso de transición. "Queremos hacer todo lo posible para que tengas éxito", le dijo Obama al magnate en un breve encuentro con la prensa.