Así lo detalla la organización de defensa del conductor afectado, Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que en una nota ha apuntado que "la razón por la que el juzgado considera que debe reducirse la sanción impuesta es doble", dado que por una parte indica que "el límite de velocidad existente en dicho tramo de carretera era de 100 kilómetros por hora y no de 90, como erróneamente se indicaba en la denuncia, y porque Tráfico no descontó de la lectura de la velocidad captada por el radar utilizado el margen de error legalmente establecido".

Así de esta manera, la sanción de multa de 500 euros y detracción de seis puntos impuesta por excederse en 66 kilómetros por hora del límite permitido debía fijarse en 300 euros y dos puntos, "por cuanto el exceso real era muy inferior", a lo que añade que "la DGT tiene que devolver el carnet y se abre la posibilidad de reclamar una indemnización por responsabilidad patrimonial de la administración".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.