SANFERMINES
Concentración en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona, para mostrar la condena y rechazo ante la agresión sexual a una joven. Villar López / EFE

El Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona, que investiga la presunta violación de una joven de 18 años en las fiestas de San Fermín a manos de cinco jóvenes sevillanos actualmente en prisión, se ha inhibido en favor de los juzgados de Dos Hermanas con relación al posible caso de una joven de dicho municipio.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Dos Hermanas (Sevilla) archivó hace varios días la denuncia relativa a dicho caso, según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Según han informado fuentes del Alto tribunal andaluz, fue hace varios días cuando el juez de la citada instancia judicial de Dos Hermanas decidió archivar "provisionalmente" la denuncia relativa al caso de una joven de dicho municipio sevillano que, tras estar de fiesta con unos chicos, "se despertó sin recordar nada más, dándose cuenta de que le habían quitado sus pertenencias y con dolor de cabeza y de piernas".

Los hechos habrían ocurrido en las inmediaciones de la base militar de El Copero, en Dos Hermanas, con lo que el abogado que representa a la mencionada joven ha relacionado las circunstancias en las que la misma despertó, "con la presencia en la base" de uno de los procesados por la supuesta violación grupal de los Sanfermines, que "ese día se encontraba de servicio en el cuerpo de guardia, como guardia de seguridad" de las instalaciones militares.

El titular del juzgado de instrucción número 4 de Pamplona había decidido inhibirse en favor de los juzgados de Dos Hermanas, después de que la Policía Municipal de Pamplona presentase una ampliación de atestado, incluyendo una comunicación del letrado de la víctima del presunto caso de Dos Hermanas. 

Según el TSJA, el juez titular del Juzgado Mixto número 5 de Dos Hermanas ordenó hace varios días el sobreseimiento provisional de la denuncia promovida al respecto, "porque no se puede identificar quién es la víctima ni donde se encuentra" y porque de la denuncia "no se puede deducir que se haya producido un hecho delictivo".

Los hechos se han conocido por la declaración prestada por un militar de la base del presunto autor, que habría tenido conocimiento de los mismos. A pesar de ellos, el juez estima que es necesario que la joven presuntamente agredida los ponga en conocimiento de las autoridades para poder tramitar una denuncia.

Tras conocerse la violación grupal de San Fermín, que el juez instructor seguirá investigando por orden de la Audiencia Provincial de Pamplona, se conoció otro caso en Pozoblanco (Córdoba), en el que estarían involucrados al menos cuatro de los cinco encarcelados.

Las circunstancias de los abusos sufridos por la joven cordobesa son muy similares a lo ocurrido en Pamplona. Según contó en su momento, tras subir a un coche fue abordada por los amigos de su acompañante. Luego, no recuerda que ocurrió, pero sí que despertó con el vestido y las medias rotas.