Avier Urra en la Universidad de Navarra, junto a alumnos.
Avier Urra en la Universidad de Navarra, junto a alumnos. EP/UN

El experto ha insistido en la importancia de hacer sensibles a los niños y enseñarles "lo sencillo". Un problema muy oculto, ha explicado, consiste en la falta de proyecto existencial: "No tienen que saber a edad temprana qué van a ser de mayores, pero sí entender que las cosas no son regaladas y por qué el esfuerzo de ser responsables".

Ahí entra, además de los padres, el papel de los orientadores. Según Urra, hay que conocer las características no solo cognitivas de los estudiantes, sino también motivacionales y de actitud. El educador debe captar tanto el potencial como las limitaciones de cada persona. Para ello, la psicología resulta una herramienta esencial. "Los psicólogos ayudan a la gente a interpretar su vida sin quedarse en el 'conócete a ti mismo'. El ser humano se ve en los ojos del otro", ha afirmado.

El conferenciante ha participado también en un encuentro con los alumnos de la Facultad de Educación y Psicología. En primer lugar, les ha advertido sobre la dureza de su vocación. "Muchas veces lo importante no es lo más reconocido", ha dicho, y les ha aconsejado evitar llevarse los problemas a casa aunque "hay historias y vidas que se van a entretejer con las vuestras".

Por otra parte, ha hablado a los futuros profesionales de su responsabilidad: "La sociedad debe dar a la gente la oportunidad de ser buena persona. Tenéis que devolver, al menos, tanto como habéis recibido".

Javier Urra es profesor de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid, embajador de la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica y miembro de la Academia de Psicología de España. También preside la Comisión Rectora del programa recURRA-GINSO, para padres e hijos en conflicto, y la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-parental (SEVIFIP).

Consulta aquí más noticias de Navarra.