En el caso del primer expediente, Sacyl atenderá las necesidades normales de la farmacia en el hospital vallisoletano para el tratamiento de las personas hemofílicas, cuya enfermedad, causada por un déficit del factor VIII, bien congénito o adquirido, hace necesaria la administración de este medicamento en determinadas situaciones asistenciales como pueden ser cirugías o hemorragias intensas.

El factor VIII de coagulación recombinante sustituye al producido naturalmente por el cuerpo humano y permite activar los componentes sanguíneos necesarios que reducen y evitan las hemorragias.

En el caso del segundo expediente, los principios activos adquiridos para el hospital berciano son el atazanavir, darunavir, etravirina, pipilvirina, raltegravir y lopinavir/ritonavir.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.