Trabajadores en una fábrica
Trabajadores en una fábrica. EUROPA PRESS

Los sindicatos CC OO y UGT plantearán a la patronal una subida de los salarios para 2017 que oscilará entre el 4% y el 1,5%, el "suelo irrenunciable" que garantizará que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo con la inflación.

En una jornada sobre Negociación Colectiva, el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha explicado que llevarán esta postura a la reunión sobre el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que mantendrán esta tarde ambos sindicatos con la CEOE y Cepyme, que versará exclusivamente de la subida salarial para el próximo año.

Este acuerdo para la negociación colectiva en 2017 debe dar lugar a incrementos salariales en 2017 que permitan ganar poder de compra a todos los trabajadores, por lo que "deben crecer por encima de la inflación, cuya previsión para el próximo año es del 1,5%".

Pino ha considerado necesario que el acuerdo cuente con una cláusula de garantía salarial, en caso de que la inflación sea superior a la prevista, "porque los trabajadores no pueden pagar de su bolsillo ni asumir" las variaciones que sobre el IPC tenga la política internacional o acuerdos comerciales en materia de petróleo.

A juicio de Pino, el crecimiento económico en España, que se da por cuarto año consecutivo, "no ha llegado a todo el mundo por la devaluación salarial y la mala calidad de empleo". "Hay que acabar con este modelo injusto" y conseguir que los trabajadores "recuperen el poder de compra perdido durante la crisis, de unos 5 puntos porcentuales acumulados desde 2009", ha añadido Pino.

El secretario de Acción Sindical de CC OO, Ramón Górriz, ha recordado que este acuerdo debe estar cerrado antes de que termine el año y que debe permitir que se celebren contratos estables y de calidad, con una utilización causal de la temporalidad, porque ahora mismo la precariedad hace que no haya "un crecimiento del empleo, sino un reparto espurio del mismo".

Asimismo, ambos sindicatos han abogado por un incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que en 2016 está situado en 655,20 euros mensuales, hasta que suponga el 60 % del salario medio durante el primer año (unos 800 euros), tal y como plantea la carta social europea.

Los dos líderes sindicales matizan las cifras

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, han precisado en todo caso que la subida salarial para 2017 que quieren trasladar a la patronal para su negociación no está aún cerrada, y se conocerá en un par de semanas tras las reuniones de sus ejecutivas.

De esta forma, puntualizan las declaraciones de Górriz y Pino y explican que tienen pendiente acordar los dígitos para 2017. El líder de UGT ha considerado que en el marco de unas jornadas o de asambleas se pueden hacer "conjeturas" que luego, en todo caso, tienen que pasar por los órganos del sindicato. 

"Todos hacemos asambleas y jornadas, pero hay un momento para plantear esta cuestión y será cuando las dos ejecutivas se reúnan y lo acuerden", ha añadido.  Toxo también ha dicho que la propuesta final se conocerá de su boca "cuando llegue el momento adecuado".

La patronal: "En los acuerdos hay que ceder"

Desde la patronal, el director de Relaciones Laborales de la CEOE, Jordi García Viña, ha recordado que la subida salarial pactada hasta septiembre en convenio con efectos reconocidos en 2016 fue del 1,08% y que, sólo en los cerrados durante los nueve primeros meses de este año es aún más baja, del 1,02%.

Por ello, ha considerado que "los convenios se adaptan a la actualidad, donde hay disminución de los salarios pactados en convenio desde la crisis", al tiempo que ha añadido que también se han reducido durante estos años aquellos que contienen una cláusula de garantía salarial. "Los interlocutores sociales han demostrado voluntad y esfuerzo por llegar a acuerdos, en muchas ocasiones dolorosos, porque hay que ceder", ha asegurado García Viña.

Ha añadido que, a datos de 2015, sólo el 10% de los trabajadores están regidos por convenios de empresa, por lo que ha descartado que se esté produciendo una "desestructuración de las unidades de negociación", al tiempo que ha previsto para este año una reducción de las inaplicaciones de convenios.

Por su parte, el secretario general de UGT ha planteado que el acuerdo vaya más allá de los salarios y aborde la negociación colectiva desde una perspectiva más amplia. "Esa respuesta no la hemos obtenido de la patronal y tiene más importancia que entrar a discutir los dígitos", ha añadido Álvarez.