Un Brasil sobre vías
Vagón Litorina, el único tren de lujo de Brasil, en la línea que conecta a Curitiba y Morretes en la cadena montañosa que se extiende por el litoral sur brasileño. Sebastião Moreira / EFE

Atravesar una montaña cubierta por un bosque, descubrir paisajes rurales o escuchar el silbido de una locomotora anunciando su llegada a una estación son alternativas posibles en las 34 líneas de ferrocarriles turísticos que operan en Brasil. Es el llamado “turismo de trenes”, una apuesta que ya cuenta con más de tres millones de pasajeros al año, un número que busca incrementar todavía más entre el público familiar.

El viaje en el “Maria Fumaça”, que enlaza dos ciudades del estado de Sao Paulo, Campinas y Jaguariúna, arranca con un acordeón, un surdo –un tipo de tambor tradicional de Brasil– y una matraca de banda sonora, que la banda Nostalgia Musical toca de forma voluntaria mientras un grupo de señoras y de niños baila, junto a ellos, al son de un xote brasileño.

Los pasajeros del “Tren de las Aguas” viajan en un vagón inglés de 1926El trayecto dura alrededor de una hora y media, prácticamente el mismo tiempo que la ruta del “Tren de las Aguas”, en el pequeño municipio de Sao Lourenço del estado de Minas Gerais, donde estos paseos en tren se han convertido ya en un atractivo turístico e histórico. Los pasajeros que escogen esta casi centenaria locomotora viajan en un vagón inglés de 1926 que parte en dirección al municipio Soledade de Minas, bordeando las orillas del Río Verde.

Este antiguo ferrocarril fue proyectado y construido en Inglaterra 115 años atrás y fue utilizado por el emperador brasileño Pedro II, quien iba en busca del ameno clima minero y de las saludables aguas minerales de la región, que acabaron dando nombre al convoy. “Mi vida es el tren, pero lástima que no se incentive más este tipo de transporte como alternativa turística y cultural en Brasil, porque así la gente se preocuparía por la preservación de la historia”, cuenta Joel da Silva, fogonero de la locomotora.

Para potenciar la dimensión turística del transporte ferroviario en Brasil, el Servicio de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae) puso en marcha en 2002, junto a la Asociación Brasileña de Operadoras de Trenes Turísticos y Culturales, el proyecto “Tren es Turismo”. Según el analista del Sebrae, Geraldo da Costa, el país tropical, conocido internacionalmente por sus destinos de “sol y playa”, tiene capacidad para doblar el número de este tipo de convoyes y triplicar la cantidad de usuarios en diez años.

El tren de lujo es el Litorina, con una decoración que transporta a los años 20 y 30Para conseguirlo, esta iniciativa cuenta todavía con otra propuesta: subir a bordo del único tren de lujo de Brasil, el Litorina. La estación de embarque se encuentra en Curitiba, la capital del estado de Paraná y la puerta de entrada para conocer la Serra do Mar, una cadena montañosa que se extiende por el litoral sur del país. Al dejar atrás la sierra, el camino llega hasta la localidad de Morretes, conocida por sus plantaciones bananeras y su famosa receta para cocinar un “barreado”.

“Mi esposa y yo ya hemos hecho varios paseos en tren por Italia y Alaska, y el Litorina no les tiene nada que envidiar”, relata Gilberto Tassinari, de 71 años, que aprovechó el final de semana para alejarse de la ciudad. Con dos vagones llamados Foz y Copacabana y una decoración que transporta hasta los años 20 y 30, el tren se inspira en la época de oro de las líneas de ferrocarril brasileñas.

Incluso hoy, los paseos en tren consiguen preservar el encanto de antaño, con sillas acolchadas, adornos de hierro y lámparas de araña de estilo europeo, que proporcionan un viaje en el tiempo a través de la historia de los municipios brasileños, escondidos entre las rutas rurales y urbanas. El horario y el precio de los billetes varía en función del itinerario y de las distancias pero, reservados con antelación, hay opciones para todos los bolsillos.