El juzgado dictó este martes la sentencia en un proceso urgente después de que el lunes el hombre rompiera la orden de alejamiento que pesaba sobre él y que le prohibía acercase a su exmujer a menos de 500 metros. El condenado, con la intención de "atemorizar", a la víctima hizo explosionar en torno a las 19.30 horas dos artefactos caseros, fabricados con salfumán y bolas de aluminio, en la puerta de la vivienda de su exmujer, aunque no llegaron a provocar daños.

Asimismo, el condenado "con ánimo de menoscabar la autoridad" de los agentes de la Guardia Civil que se personaron en su casa "opuso gran resistencia llegando a tirarse al suelo y cayendo sobre el pie" de uno de los efectivos, que sufrió una contusión en el tobillo derecho y erosiones muy superficiales en la cara externa.

Los hechos, de conformidad con el condenado, han sido calificados de delito de amenazas, resistencia a agentes de la autoridad y delito leve de lesiones. Por todo ello se le condena por el delito de lesiones a 46 días de trabajos en favor de la comunidad, así como la prohibición durante dos años para tener y portar armas y a la prohibición de dos años más para aproximarse a menos de 500 metros o mantener contacto con la víctima.

Por el delito de resistencia a la autoridad a una multa de 480 euros y a una multa de 80 euros por el delito de lesiones. Además, deberá indemnizar con 175 euros al agente de la Guardia Civil herido.

Consulta aquí más noticias de Alicante.