El Pirulí
El Pirulí visto desde el aire. (Google).

Llegar a la planta primera de El Pirulí lleva algo más de tres minutos. El viaje es en ascensor. La sensación al subir es claustrofóbica, pero al llegar arriba, Madrid queda a los pies y la sensación de libertad es imponente. Torrespaña, rebautizada popularmente como El Pirulí, cumple 25 años de emisión ininterrumpida. Se inauguró en 1982, para hacerlo coincidir con los mundiales de fútbol y desde entonces no ha parado de funcionar.

Centro de emisión: Por sus antenas pasa el 90% de la señal de televisión y radio que se emite en España. La mayoría de las televisiones y radios del país emiten gracias a ellas.

Lugar de trabajo: Las instalaciones están atendidas permanentemente por unas 30 personas. La cafetera está junto a la ventana, para disfrutar de las vistas.

La torre: Con sus 212,8 metros, ha sido hasta hace poco el edificio más alto de la capital. Cuando hace viento, la parte superior puede oscilar hasta un metro.

Seguridad: Cuenta con un sistema de arneses con los que los trabajadores podrían descolgarse hasta el suelo. Además, las ocho plantas son estancas y cada una de ellas puede asumir las funciones y controles de otra en caso de emergencia o incendio.

Desde allí no se hace el ‘Telediario’

Esta torre de comunicaciones de hormigón se construyó en un año. Era el primer edificio de estas características de España. En su interior esconde un único ascensor y 1.200 escalones.

Al contrario de lo que se piensa, en la torre no hay estudios de grabación ni desde allí se hace el Telediario. Dentro hay salas repletas de enormes armarios metálicos que contienen los sistemas de codificación y transmisión de señales, además de interminables bucles, cables y conexiones y las salas de control de continuidad y emisión.