Concretamente, la semana pasada se tomó declaración en calidad de Investigado a un residente en la localidad de Palma por el abandono de un perro de su propiedad. Esta persona abandonó al animal, que más tarde fue hallado en buenas condiciones de salud por operarios de la empresa municipal de recogida de basuras Emaya.

Tras tener conocimiento de la noticia, guardias civiles del Seprona realizaron las gestiones oportunas para la localización del propietario del citado can.

Una vez entrevistado y tras realizar una serie de investigaciones, descubrieron que el perro había sido abandonado por su propietario, por lo que se le comunicó que dichos hechos eran constitutivos de un supuesto delito de maltrato animal, y se procedió a confeccionar las diligencias pertinentes en calidad de investigado.