Escultura del Lazarillo de Tormes en Salamanca.
Escultura del Lazarillo de Tormes en Salamanca, de Agustín Casillas. EUROPA PRESS

El escultor salmantino Agustín Casillas ha muerto este miércoles en Salamanca a los 95 años, según han confirmado fuentes cercanas a la familia.

El artista, que nació el 2 de octubre de 1921 en Salamanca, es considerado uno de los escultores contemporáneos más importantes de España y su obra se puede contemplar en calles y plazas de Salamanca, entre otros lugares.

Casillas, que estudió dibujo en la Escuela de Bellas Artes de San Eloy y Artes y Oficios, ha recibido numerosos premios, como el primer Premio Nacional de Escultura, la Primera Medalla Nacional de Escultura o el Primer Premio Regional de Escultura.

Además, el Ayuntamiento de Salamanca reconoció el pasado año su trayectoria concediéndole la Medalla de Oro de la Ciudad, junto a Fernando Mayoral y Venancio Blanco.

En Salamanca son muy conocidas sus esculturas, como el medallón a Cervantes en la Plaza Mayor de Salamanca; la del Lazarillo y el Ciego, en una de las entradas del puente romano; o la que se levantó a La Celestina, en el Huerto de Calixto y Melibea; o la escultura de Rafael Farina, que se puso en la Vaguada de la Palma.