The Real Housewives of Orange County
La imagen (censurada) de la polémica en 'The Real Housewives of Orange County'. Bravo / Twitter

El reality show Real Housewives of Orange County muestra la vida de varias mujeres que viven en el condado de Orange, en California. Aunque en nuestro país no es muy conocido, lo cierto es que lleva once temporadas emitiéndose en EE UU, en la cadena Bravo.

Uno de los avatares de este formato ha acabado con la posible apertura de una investigación por parte del FBI. Todo comenzó cuando las seis protagonistas del espacio estaban grabando en en Dublín, Irlanda. Se encontraban en una sobremesa celebrada en un refugio cuando una de las mujeres comenzó una videoconferencia con su marido, cirujano plástico.

Entonces Vicki Gunvalson, una de las veteranas del programa, decidió enseñarle los pechos porque, según ella, tiene los pezones asimétricos y quería la opinión del experto. En ese momento, otra de las protagonistas del reality, Tamra Judge, hizo una foto del topless con su móvil y no dudó en subirla a Internet acompañada de comentarios sarcásticos.

A partir de ahí la foto corrió como la pólvora, hasta que una chica de 15 años la vio en Twitter y decidió compartirla. Ese retuiteo fue visto por una mujer anónima de Orange, a la que le escandalizó que una menor pudiera ver "adultos desnudos" en Internet y que además se la empujara a "humillar a otras personas" en relación con los comentarios que acompañaban a la imagen.

Así que después de dirigirse a los Servicios de Protección al Menor del condado de Orange y a la oficina del Sheriff sin conseguir nada, presentó una denuncia ante el FBI, que está evaluando la denuncia para verificar si hay un delito federal que se pueda investigar y perseguir.