Hospital Clínico
Foto de archivo del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. ICAL

La Agencia Española de Protección de Datos sancionó al Hospital Clínico al entender que facilitó al ex marido de una paciente datos sobre sus ingresos en el centro.

Luego fueron utilizados por el ex esposo, sin éxito, con el fin de lograr la custodia del único hijo de ambos, menor de edad.

Aunque para este tipo de infracciones se estipulan importantes sanciones económicas, en el presente caso el desliz cometido por el Clínico Universitario ha quedado reducido al requerimiento de la Agencia de Protección de Datos para que el centro sanitario "adopte las medidas que impidan que en el futuro puedan producirse nuevas infracciones" de este tipo.

Los hechos hacen referencia a la denuncia que interpuso una vecina de un pueblo de Valladolid el 9 de mayo de 2006.

La Agencia de Protección de Datos dice que debió cerciorarse de que contaba con el consentimiento de la paciente

Se quejó de que su ex marido logró que el Clínico le facilitara varios certificados de ingresos de la denunciante en el centro por motivos de depresiones, así como un justificante de Urgencias. El cónyuge las utilizó sin éxito, ante distintas instancias judiciales, con el fin de que el menor quedara a su cargo por la incapacidad de ella.

Desde el centro sanitario se alegó la inexistencia de una normativa que regule la emisión de justificantes.

Y explicaron que tales justificantes son solicitados verbalmente en la ventanilla de información y que suelen ser solicitados por los familiares para presentarlos al médico de cabecera o ante la empresa para justificar la licencia correspondiente por enfermedad de un familiar.

Sin embargo, la agencia mantiene que el centro sanitario debió cerciorarse de que contaba con el consentimiento de la denunciante para la emisión de dichos justificantes.

Además añadió que debería ser cuidadoso con los datos que hace constar, limitándose a recoger los básicos imprescindibles para justificar la licencia correspondiente por enfermedad de un familiar.