Salud lo ha confirmado. El pasado martes día 2 de octubre falleció un bebé prematuro en el hospital de Valme por infección nosocomial (enterobacter cloacae), una de las bacterias que se contraen en el ámbito hospitalario.

Es la tercera muerte del año en el mismo centro que se relaciona con esta bacteria. Los otros dos fallecimientos de neonatos ocurrieron el pasado mes de julio.

Medidas especiales
Para reducir al máximo el riesgo de contagios, el centro ha clausurado el box (espacio) en el que el recién nacido estuvo ingresado.

Según la consejera de Salud, María Jesús Montero, los neonatos prematuros graves o que tienen problemas tras su nacimiento no están siendo ingresados en Valme y sí en el Infantil del Virgen del Rocío, donde también están derivando a las madres gestantes con riesgo de parto prematuro.

Además, el seguimiento al resto de bebés que compartían unidad con el fallecido es muy estrecho, tanto por el departamento de Medicina Preventiva como por Pediatría y Neonatología.