Día a día hay muestras de que el mercado inmobiliario se está ralentizando. Una más son los datos del estudio realizado por Tecnocasa que se dieron a conocer ayer.

En él se dice que en Valladolid se tardan, de media, 133 días en vender un piso de segunda mano. Este total supone 33 días más que lo que se tardaba en el mismo periodo del año pasado.

Dicha media sitúa a la capital como la población donde más días se necesitó para vender una casa de entre todas las analizadas en dicho informe, entre las que se encuentran madrid, Málaga, Valencia, Zaragoza o Sevilla, entre otras.

A pesar de todo, el precio de estos inmuebles no para de subir. El metro cuadrado se vendía a 1.864 euros de media en 2006, mientras que en los seis primeros meses de este año alcanzó los 2.181 euros, un 17,01% más. Esta subida es muy superior a la media de las ciudades analizadas, un 5,45%.

Otro dato que destaca el informe es que el metro cuadrado de las viviendas más pequeñas (2.227 euros) es superior a las que tienen más de 70 metros cuadrados (2.094 euros).

Aunque son más caras, las viviendas que se vendieron tenían una superficie media de 67,53 metros cuadrados que se dividían entre dos y tres habitaciones y eran segundos o terceros. La antigüedad del edificio rondaba los 38 años. La mayoría tenía ascensor.

Comprador joven y con contrato

El perfil del comprador de la vivienda de segunda mano es el de una persona de entre 25 y 35 años, con estudios primarios, contrato indefinido, soltera, con una renta inferior a 1.500 euros y que adquiere el inmueble con otra persona.

La mayoría, un 63,37%, son de nacionalidad española aunque, cada vez más, hay compradores inmigrantes. El importe medio de las hipotecas firmadas en Valladolid es de 146.622 euros, un 7,11% más que en el primer semestre de 2006.

Otro dato que sube es la proporción del préstamo en relación con el valor del inmueble.