Bilbao es una de las ciudades de España donde comprar un piso de segunda mano se antoja más complicado, principalmente, por dos razones: el precio y la antigüedad. Según un estudio elaborado por Tecnocasa en 15 ciudades de todo el Estado durante el primer semestre de 2007, la capital vizcaína es la cuarta con las viviendas más caras, con una media de 3.693 euros el metro cuadrado.

Eso sí, de estas 15, es la localidad donde menos han subido los precios respecto al año pasado. Lo han hecho un 0,19%, muy lejos, por ejemplo, del 23,52% que ha subido en Algeciras. Además, Bilbao es la única ciudad en la que se ha reducido el precio en las viviendas mayores de 70 metros cuadrados, concretamente, un 7,17%.

Pero es que, además, los pisos en venta en nuestra ciudad son los segundos más antiguos, tras los de Barcelona. Tienen una media de 46 años, sólo dos menos que los de la capital catalana.

63 metros cuadrados

Las viviendas vendidas en Bilbao durante los seis primeros meses del año tienen una media de 63 metros cuadrados, entre dos y tres habitaciones, los techos muy altos y se ubican en el tercer piso. Lo de los techos altos, al menos, parece que va en proporción con la antigüedad, ya que Barcelona es también la ciudad en la que los pisos tienen mayor altura, 3,43 metros, pero sólo tres centímetros por encima de los bilbaínos.

La localidad gaditana de Algeciras cuenta, en contraposición con Bilbao, con las segundas viviendas más jóvenes (27 años de media y sólo mayores que las onubenses, de 24) y las más grandes (79 metros cuadrados de media) de todas las observadas en el informe.

Todas estas cuestiones provocan que vender una vivienda en la capital vizcaína sea cada vez más difícil. Los propietarios tardan en conseguirlo una media de 74 días, cuatro más que en 2006. Aunque son los que antes se venden de España, donde la media es de 112 días.

 

Joven, soltero y fijo en el trabajo

El perfil del comprador de un piso de segunda mano en Bilbao es el de un joven, de entre 25 y 35 años, soltero, con estudios primarios y un contrato indefinido. Su renta mensual no supera los 1.500 euros y generalmente adquiere la vivienda junto con otra persona.

La hipoteca media concedida asciende a 185.642 euros, lo que representa un 85% del valor total del inmueble, y la mayoría están contratadas a 40 años. La mayoría de los compradores tienen nacionalidad española, aunque los inmigrantes son ya el 36,63%. Principalmente son ecuatorianos los que adquieren una vivienda.