Asturias va perdiendo cada año más población mientras que la media de edad en los puestos de trabajo es más alta. Por tanto, las empresas cada vez lo tendrán más difícil para cubrir las plazas vacantes por jubilación de sus empleados.

Según los datos de las Encuestas de Población Activa, dentro de 10 años se jubilarán en el Principado unas 20.000 personas, unos puestos que se perderán en su mayoría.


Este reemplazo generacional afectará sobre todo al comercio, con 12.900 jubilaciones en 2017, la hostelería (6.000) o la construcción (4.375), tres sectores con un importante peso económico en el Principado.