Olvido García Valdés
La poeta asturiana Olvido García Valdés, que ha ganado hoy el Premio Nacional de Poesía. EFE

La escritora asturiana Olvido García Valdés ha ganado hoy el Premio Nacional de Poesía, otorgado por el ministerio de Cultura, con su poemario Y todos estábamos vivos. Este premio, dotado con 15.000 euros, se concede a la mejor obra de poesía publicada en 2006 en español o en algunas de las otras lenguas cooficiales que se hablan en España.

El jurado ha estado presidido por el director general del Libro, Rogelio Blanco, y han formado parte de él Andrés Sorel, Luis García Jambrina, Jon Kortazar, David Jou, Xoxé Luis Axeitos, Juana Vázquez, Juana Castro, Francisca Aguirre y José Manuel Caballero Bonald, ganador del Nacional de Poesía en la edición anterior.

Directora del Instituto Cervantes de Toulouse desde hace un año, la noticia del premio sorprendió a García Valdés (Santianes de Pravia, Asturias, 1950) en la ciudad francesa. "Estoy muy emocionada y muy agradecida por el premio", aseguró García Valdés.

Concibo la poesía como un espacio de resistencia"

Su trayectoria poética comenzó en 1986 con El tercer jardín. García Valdés, cuya obra está traducida al francés, inglés, alemán, sueco y portugués, concibe la poesía como "un espacio de resistencia", ya sea ésta "lingüística, afectiva o reflexiva". Por eso no le importa que este género no tenga muchos lectores, porque "las cosas no hay que medirlas por la cantidad sino por la intensidad".

Asegura que la lista de poetas que han influido en su obra es "muy larga". Nombres como César Vallejo, Antonio Gamoneda, José Miguel Ullán, Carlos Piera, Olga Orozco, Blanca Varela o María Victoria Atencia figuran entre los que admira esta escritora.

Su trabajo en el Instituto Cervantes la absorbe por completo, y desde hace un año no ha podido "escribir nada". "Estoy muy contenta y lo llevo con mucho entusiasmo, pero sin tiempo para otra cosa. Es una experiencia apasionante", subraya.