El Consejo de Gobierno ha declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, al Palacio Municipal de Torredonjimeno. Este edificio, sede del Ayuntamiento y construido en la primera mitad del siglo XVII, combina las influencias renacentistas de la arquitectura de corte italiano con rasgos típicamente manieristas.

Enclavado en el lado oeste de la Plaza de la Constitución, el Palacio Municipal ha jugado un papel central en la conformación de la ciudad y de su trama urbana. Presenta un alzado de dos plantas y torre adosada a una fachada principal que destaca por su marcada horizontalidad.

Un edificio protegido

En el exterior destaca la portada de acceso flanqueada por pilastras y una loggia que ocupa toda la primera planta de la fachada. Esta galería está compuesta por once arcos con columnas pareadas de orden toscano y protegida con una sencilla balaustrada de hierro forjado.

El interior ha perdido las trazas originales como consecuencia de diferentes modificaciones

La torre, adosada al lado derecho de la fachada y cubierta a cuatro aguas con tejas árabes, tiene planta cuadrada y alzado de dos cuerpos construidos en mampostería. El primero alberga un reloj en su parte superior y el segundo las campanas, con un vano de medio punto en cada una de sus caras.

El interior ha perdido las trazas originales como consecuencia de diferentes modificaciones, especialmente las realizadas en los años 40 del pasado siglo. Tan sólo destacan la escalera de dos tramos, con peldaños de mármol y baranda de hierro, y la puerta del Salón de Plenos, realizada en el siglo XVIII.

La declaración del Palacio Municipal de Torredonjimeno como Bien de Interés Cultural establece una zona de protección en torno al monumento, que incluye los espacios públicos y privados de las plazas de la Constitución y de Pablo Casals y las calles San Pedro, Mesones, del Agua, Postiguillo, de la Muela y Rabadán.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE JAÉN