Olmert
Primer ministro israelí, Ehud Olmert. (RTRPIX)

La comisión pública israelí que investiga errores en la guerra del Líbano de 2006 decidió no hacer recomendaciones personales contra el primer ministro, Ehud Olmert, por su fracaso en la conducción de aquella contienda .

Los miembros de la llamada Comisión Winograd publicarán "un grave informe" a finales de diciembre, informa hoy el diario "Yediot Aharonot", que no obstante, advierte de que no hará recomendaciones personales contra ninguno de los supuestos implicados.

Es la población la que tiene que juzgar a sus gobernantes en las urnas

En principio, Olmert es el político que más podía verse perjudicado por el fracaso del Ejército en la guerra que Israel libró contra la guerrilla libanesa Hizbulá (entre julio y agosto del año pasado) porque los entonces ministros de Defensa, Amir Peretz, y el jefe del Ejército, Dan Halutz, dejaron sus cargos este año.

Las críticas contra las Fuerzas Armadas surgieron a raíz de que una milicia como Hizbulá, con menos de 10.000 hombres y menor capacidad armamentística, infligiera un severo daño a Israel durante la guerra, en la que sufrió más de 150 bajas y la paralización del tercio norte del país por el disparo de unos 4.000 cohetes.

Al otro lado de la frontera, los bombardeos aéreos israelíes sembraron la destrucción en infraestructuras en numerosas localidades libanesas, entre ellos barrios enteros de Beirut, con un balance de víctimas mortales de más de 1.100 personas.

A decir del diario, el juez Eliyahu Winograd, presidente de la comisión, hizo imponer su opinión a los demás miembros acerca de que el juicio a los mandatarios debe ser político y no judicial. También precisó que la comisión debería limitarse a definir cuáles fueron los errores cometidos para que se corrijan.

"Es la población la que tiene que juzgar a sus gobernantes en las urnas", ha reiterado Winograd en numerosas ocasiones.