En concreto, según publicó el diario digital 'Público', en una sesión pericial con un psicólogo varios menores describieron situaciones de crueldad y violencia verbal y física por parte de las religiosas y los educadores de este centro, cuestión tras la cual la Fiscalía inició una investigación.

"Los profesionales le están dando credibialidad, creen que hay indicios de que existieron los hechos denunciados", ha asegurado Villares para incidir en que esta cuestión motiva que "se debe investigar en sede parlamentaria" lo ocurrido.

Además, ha considerado que la Xunta debe "tomar cartas en el asunto" para "saber realmente cuál fue el alcance" de lo ocurrido y para que, a partir de eso, "se saquen las conclusiones para que se pueda corregir la situación".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.