Vivienda precintada
Una vivienda precintada por la Policía. ARCHIVO

La Policía baraja la hipótesis del robo en la muerte violenta de una mujer de 65 años en el barrio madrileño de Malasaña, cuyo cadáver fue hallado este domingo con un fuerte golpe en la nuca propinado con un objeto contundente.

Aunque no se descarta ninguna hipótesis, la que menos fuerza cobra es la de violencia machista, ya que la mujer vivía sola en su piso de la calle del Acuerdo, en el distrito de Centro.

El hecho de que la puerta de la casa no haya sido forzada hace pensar a los investigadores que el presunto autor del golpe entró en la casa o bien detrás de la mujer o bien porque esta, confiada, le abriera.

Según han confirmado fuentes de la Jefatura Superior de Policía, el cadáver fue encontrado sobre las 21.45 en un cuarto piso del número 10 de la calle del Acuerdo, cuando un grupo de vecinos sospechó que a la mujer le había pasado algo y abrió la puerta con un juego de llaves que les había dejado.

Cuando entraron vieron a la mujer fallecida, tendida en el suelo boca abajo y vestida con ropa de estar por casa.

Al lugar acudieron sanitarios del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (Summa), que no llegaron a ver a la víctima, según han indicado fuentes de Emergencias 112, y agentes de la Policía, que comprobó que la mujer presentaba un fuerte golpe en la nuca y que había restos de sangre en un cenicero.

Los vecinos relataron que el pasado viernes por la noche habían oído ruidos y golpes en ese piso, pero no le habían dado mayor importancia, hasta que el domingo nadie la había visto y se preocuparon.

La fallecida es Jesusa G.G., de 65 años y nacionalidad española, según las mimas fuentes.

Consulta aquí más noticias de Madrid.