La huelga de los buses urbanos, que afectará a los usuarios de primera hora de la mañana y de la noche, ha arrancado esta mañana con paradas llenas y usuarios que llegaban tarde al trabajo. Las frecuencias, a pesar de los elevados servicios mínimos dispuestos por el Ayuntamiento, se han roto en numerosas líneas, sobre todo en las que salen de Interpeñas.

Sin embargo, las afecciones no han sido tan importantes como en otros paros debido a los servicios mínimos (de un 66%) y a que se mantienen todos los refuerzos por las fiestas. La huelga ha sido secundada por el 100% de los conductores, según informó el presidente del comité de empresa, Javeir Anadón.

Las mayores complicaciones se registrarán, no obstante, durante los paros de última hora del día y los que se realicen por la noche. Las líneas 25 y 38, que pasan por Interpeñas, y las que circulan por el centro de la ciudad serán, según explican los conductores, las más afectadas.

Los paros se prolongarán hasta el final de las fiestas del Pilar y afectarán a los miles de viajeros que realizan más de 419.000 usos diarios. Serán de 5 a 8 horas, de 20h a 23h y desde la medianoche hasta las 3 de la madrugada, y se prolongarán hasta el día 15, incluido. Los servicios mínimos fijados por el Ayuntamiento son del 66% del servicio ordinario y el 100% de los refuerzos especiales del Pilar. Esta iniciativa municipal ha causado gran malestar entre los trabajadores, que consideran que lo justo sería un 33%.

Los conductores pedían unos servicios mínimos del 33%
Trabajadores y empresa mantuvieron ayer por la mañana la última reunión para intentar alcanzar un acuerdo que al final resultó imposible. Por la tarde y hasta pasada la medianoche, los conductores de autobús votaron su adhesión a los paros. Los representantes del comité de empresa lamentan que el Ayuntamiento de Zaragoza se haya quedado al margen y no se haya puesto en contacto con ellos ni haya mediado en las negociaciones con Tuzsa.

Los puntos del desacuerdo

Salario. Un conductor con 4 trienios cobra 26.324 euros. Los conductores pedían una subida del IPC + 30 € este año y más 70 € los dos siguientes. Ahora han rebajado sus pretensiones un 6%, pero la empresa no lo asume.

Jornada. Los chóferes pedían 7 horas, pero ahora aceptan las 8 horas en 2008, 7,5 en 2009 y 7,45 en 2010. La empresa mantiene las 8 horas diarias.

Pluses. El comité acepta que la incorporación de los pluses al salario base se realice paulatinamente a lo largo de tres años.

Contratación. La empresa ha retirado varias pro-puestas sobre vacaciones y contrataciones por ETT.

Diez líneas desviadas

A los posibles retrasos que pueda generar la huelga de autobuses se suman los provocados por los desvíos obligados por las fiestas. Diez líneas han modificado recorrido por el corte del paseo Independencia. La 21, 23, 25, 28, 30, 33, 35, 38, 40 y 43 van por Constitución, César Augusto y paseo Pamplona, por lo que estas vías, que también recogen muchos vehículos privados, están congestionadas. Las líneas de búho 1, 2 3, 5, 6 y 7 también han alterado sus paradas.