Víctimas del terrorismo
Miembros de la plataforma ciudadana "Libertad Ya" durante una ofrenda floral que se celebró en Pamplona. VILLAR LOPEZ/EFE

La plataforma ciudadana "Libertad Ya " recordaron ayer por la tarde en Pamplona con una misa y una ofrenda floral a las cuatro víctimas asesinadas por ETA hace 25 años en Navarra, en un acto que congregó alrededor de 250 personas entre familiares, amigos y autoridades navarras.

Los actos consistieron en una misa en la Iglesia de los Padres Redentoristas de la ciudad, tras la que los asistentes se trasladaron hasta el monumento a las víctimas del terrorismo, situado en la explanada del Baluarte. Los familiares de las víctimas fueron arropados por amigos y autoridades navarras, entre las que se encontraban la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, el consejero de Justicia del Gobierno de Navarra, Javier Caballero, así como varios concejales y el presidente de las Víctimas del Terrorismo en Navarra , Salvador Ulayar.

Recordaron a las cuatro víctimas de ETA con una misa y una ofrenda floral en el monumento a las víctimas del terrorismo

La viuda de Alberto Toca recibió una escultura, tras lo que se dio por terminado un acto en el que hubo vivas a Navarra y a España. Rafael Doria tuvo palabras de recuerdo para Alberto Toca Echeverría, quien fue asesinado a quemarropa el 8 de octubre de 1982 en su despacho de Pamplona. Tenía 56 años, estaba casado y tenía siete hijos. Era delegado de la Mutua Patronal de accidentes de trabajo Asepeyo.

Una semana después, el 15 de octubre, Gregorio Hernández Corchete, de 27 años, moría en un atentado que los terroristas cometieron contra el cuartel de la Guardia Civil en Leitza, a donde acudió para pasar la revisión de su escopeta de caza. Natural de Araya (Salamanca), estaba casado y tenía tres hijos.

Alrededor de 250 personas se congregaron, entre familiares, amigos y autoridades navarras

El tercero de los asesinados por la banda terrorista ETA ese año, el 17 de abril, fue Vicente Garcera López, a quien alcanzó un proyectil lanzado con lanzagranadas contra la tanqueta policial que conducía en Pamplona. Tenía 29 años. Por último, la cuarta víctima fue el guardia civil Juan García González. Natural de Marchamalo (Guadalajara), tenía 21 años cuando el 4 de julio de 1982 acudió a una sala de fiestas de la localidad de Burguete, donde estaba destinado. Al salir, los terroristas hicieron explotar una bomba colocada en su coche.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE PAMPLONA