El auto por el que la juez mantiene la prisión comunicada y sin fianza fue dictado previamente a una segunda declaración de la víctima, quien solicitó comparecer de nuevo ante la magistrada a la que narró a finales de la pasada semana una nueva versión sobre los hechos por la que inculpa a su expareja, según han trasladado a Europa Press fuentes jurídicas.

Cabe recordar que la defensa había solicitado la libertad para su patrocinado tras una primera declaración de la víctima, en la que afirmó ante la juez que "ella se encendió un cigarro" cerca de una bombona de butano que dejaba "siempre abierta" y "hubo una explosión".

La juez advierte en su auto, consultado por Europa Press, que esta declaración "en nada modifica los claros indicios que existen en este caso" pese a la primera declaración de la mujer, quien se mostró "incomprensiblemente esforzada en exculpar a su pareja".

Así, destaca las declaraciones de los testigos que llegaron al lugar de los hechos en un primer momento y vieron a la víctima "con el cuerpo totalmente ennegrecido, desprendiendo humo y un fuerte olor a gasolina" a quienes la mujer les dijo: "mi marido, mi pareja, mi novio me ha quemado, me ha matado".

En este sentido, también se recoge la declaración de un agente de policía, quien señaló que el olor a gasolina era "espectacular" y que pudo hablar con la mujer momentos antes de que perdiera el conocimiento, la cual le manifestó: "C. me ha echado gasolina y me ha prendido". Además, recoge las declaraciones de otros testigos y familiares de la pareja quienes relataron episodios de maltrato anteriores, en la que la mujer era insultada y golpeada.

La juez considera a partir de la investigación que son "muchos los indicios" que derivan en la posibilidad de que el detenido rociara con gasolina a su pareja "a la que venía maltratando con carácter habitual" y le prendiera con el fin de "provocar su muerte, ocasionándole quemaduras en un 70 por ciento de su cuerpo y graves secuelas".

A esto añade la actuación del detenido, a cuya libertad también se ha opuesto la fiscalía, quien huyó del lugar mientras a su pareja "la consumían las llamas" y acudió a un centro de salud para curarse las quemaduras de una mano, para lo que dio "un nombre falso".

El auto hace referencia también al estado psicológico de la perjudicada, quien recibió tratamiento en salud mental durante su ingreso en Sevilla y está pendiente de ser evaluada por la unidad de valoración integral de violencia de género, y el "gran grado de dependencia que se observa de su pareja", lo que, junto con lo demás, dan lugar a un riesgo de reiteración delictiva "muy elevado".

Consulta aquí más noticias de Almería.