La directora del Centro Socioeducativo Poblenou de la Pere Tarrés, Cristina López.
La directora del Centro Socioeducativo Poblenou de la Fundación Pere Tarrés, Cristina López, durante la inauguración del centro remodelado. EUROPA PRESS

La Fundació Pere Tarrés abre este lunes su Centro Socioeducativo Poblenou para atender a 114 niños de 75 familias vulnerables del distrito barcelonés de Sant Martí, después de rehabilitar las instalaciones para "dignificar" el espacio y poder atender con calidad a los usuarios, que contarán por primera vez con calefacción, ha explicado en rueda de prensa la directora del centro, Cristina López.

El director de la Red de centros socioeducativos de la fundación, Rafael Ruiz de Gauna, y el secretario técnico de la red, Albert Riu, han destacado que el espacio se ha adaptado con 346.913 euros procedentes íntegramente de financiación privada, que han permitido renovar paredes y suelos, pero también mejorar la instalación eléctrica e instalar calefacción, además de crear espacios como una sala de lectura y una de informática.

"Este será el primer invierno en el que en centro socioeducativo no se tendrá que ir con chaqueta", ha observado Riu, que ha añadido que las obras han servido también para dar cumplimiento a los requisitos que pide la cartera de servicios sociales para poder considerar las instalaciones --que acogía históricamente la acción social de la parroquia del Sagrat Cor-- como un centro abierto, con condiciones como disponer de una ducha, por ejemplo, que usarán niños y padres.

El objetivo principal del centro es fortalecer el futuro y las posibilidades de los niños en situación vulnerable. Quieren mejorar su desarrollo emocional y mental y ayudar a que se asuma el éxito escolar. También tienen como objetivo trabajar con las familias, madres y padres de estos niños, para que lo que se trabaje tenga una continuidad en casa.

Cuenta con una trabajadora social, un psicólogo, tres educadores sociales y un integrador social y amplió su acción entre semana desde 2012 tras detectar las necesidades sociales en el barrio, donde familias requerían de un espacio para que los niños vulnerables continuaran la acción socioeducativa, y que les ha hecho ampliar este año hasta primero de ESO.

Perfil de losusuarios del centro

El centro atiende actualmente 114 menores y 75 familias. Un 86% de los niños atendidos en el centro del Poblenou tienen un seguimiento por parte de los Servicios Sociales del distrito debido a las problemáticas a las que se afrontan tanto a nivel social, familiar, económico o educativo.

El 84% de los menores atendidos son de nacionalidad española, aunque muchos son hijos de familias migradas principalmente del Magreb (37%), o de sudamérica (16%).

Vulnerabilidad

Este centro es un recurso muy necesario en el barrio de Poblenou ya que no hay ningún otro centro que pueda atender la infancia en situación vulnerable. De hecho, en todo el distrito solo hay un centro abierto de titularidad pública.

Justamente, algunos de los niños beneficiarios del centro proceden de barrios con una renta muy baja como el Besós con una renda mediana de 521,07 euros i La Verneda i La Pau con 613,21 euros, dos zonas vecinas del barrio de Diagonal Mar con una renda media de 1.116,09 euros.

Ruiz ha destacado que a pesar de que los indicadores macroeconómicos indican mejoras, las familias siguen notando las consecuencias de la crisis, con paro y precariedad laboral, que ha convertido a los niños en el colectivo "más vulnerable", con el 28% en riesgo de pobreza --según datos de 2015 del Idescat--, y ha apuntado que el 86% de los usuarios están atendidos por los servicios sociales.

El distrito de San Martí es uno de los más poblados de Barcelona, con un 14,6% de la población total de la ciudad. Uno de los más grandes de Barcelona y sus barrios presentan realidades muy distintas a pesar que estan el uno al lado del otro. Estos datos socioeconomicos y la falta de homegenidad de la zona hacen del centro socioeducativo de Poblenou un centro con una retabilidad social enorme.

Con esta reforma se pretende dignificar los espacios para garantizar una atención de calidad. De ese modo, el centro cuenta con distintas salas destinadas a diferentes a actividades para el crecimiento y la atención de estos niños.

Espacios para familias

Pero tambien para las familias, de las cuales un 20% de ellas son monoparentales i el 33% tienen unos inferiores a los 5.ooo euros anuales.

También hay familias migradas y numerosas, y ha subrayado que las cifras de fracaso escolar son altas en colectivos en riesgo de exclusión: "Si no atendemos a esta infancia vulnerable, ya sabemos cuáles son las consecuencias", ha alertado en referencia al riesgo para la salud y el desarrollo que supone no abordar estas problemáticas.

"El reto es tener la gasolina para poder circular todo el año", ha apuntado Riu, que ha cifrado en 200.000 euros --50.000 en verano, por ser más intensivo-- el presupuesto de un año del centro del Poblenou.

El espacio, que ofrece a las familias una cuota "simbólica", se financia con donaciones como la del programa Caixa ProInfancia, y han confiado en que la aportación de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona se amplíe, con el reto de poder aumentar su acción y atender a más edades, con un proyecto para 2025 que requeriría 450.000 euros.

La adecuación del centro se ha realizado con 281.570 euros de donativos de particulares y empresas, 32.379 de la tarjeta solidaria CatalunyaCaixa, 15.360 de la campaña 'Los comprometidos' y 17.605 de una cena solidaria, cuyos asistentes podrán participar este lunes por la tarde en la fiesta de apertura, que reunirá a familias y niños.

López ha relatado que padres e hijos han estado preparando con ilusión la inauguración del espacio, que es "como un hogar", y además de trabajar conjuntamente con el tejido social del barrio -con escuelas, servicios sociales pero también asociaciones--, crea vínculos entre familias con diferentes realidades culturales y socioeconómicas.

 

Consulta aquí más noticias de Barcelona.