En su comparecencia en el Parlament, la consellera del ramo, Patricia Gómez, ha explicado que estas cifras les permitirán consolidar las políticas de restitución de derechos tanto a los profesionales como a los ciudadanos de Baleares, seguir mejorando los servicios sanitariosy corregir la desinversión en salud hecha durante la pasada legislatura".

Gómez ha destacado que desde el Servicio de Salud se vuelve a invertir en infraestructuras sanitarias, cuyas inversiones serán de 26,49 millones para 2017. "El Plan de Infraestructuras previsto para este año es una de las prioridades de la Conselleria", ha asegurado.

Además, se aumenta a un millón de euros el presupuesto para investigación en salud; los programas de Salud Pública dispondrán de un 8,3% más de presupuesto (1,3 millones); y la partida para la Dirección General de consumo crece un 16%.

Por su parte, el Servicio de Salud aumenta un 7,5% el presupuesto del 2017 y se sitúa en 1.464,97 millones. Esta cantidad supone un incremento de 102 millones de euros con respecto al año pasado, la mayor subida presupuestaría de la historia del Servicio de Salud.