La chimpancé Cecilia
La chimpancé Cecilia. PROYECTO GRAN SIMIO

La Justicia argentina ha dictaminado que Cecilia, una chimpancé del zoológico de Mendoza, es un "sujeto de derecho no humano", gracias al recurso de "habeas corpus" impulsado por una asociación animalista, por lo que será trasladado a un refugio natural de Brasil, según han informado fuentes judiciales.

La chimpancé vivía en "condiciones deplorables", declaró el presidente de la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales, Pablo Buompadre.

El pasado marzo, la Justicia de la provincia de Mendoza admitió a trámite un recurso para considerarla "persona no humana" y acordar su traslado a un refugio de Brasil por sus malas condiciones de vida actuales.

Aquella decisión judicial se tomó en una audiencia de conciliación entre el Gobierno de Mendoza y la Afada, que en 2015 denunció que Cecilia vivía en una celda de cemento que no reúne las condiciones de bienestar animal.

Por ello, la jueza María Alejandra Mauricio admitió finalmente el pasado jueves el "habeas corpus" y dispuso que el chimpancé es un "sujeto de derecho no humano".

Cecilia será liberada en un Refugio de Chimpancés en Sao Paulo y convivirá con otros animales en condiciones óptimas 

Por eso, Cecilia, de unos 30 años, será liberada en un Refugio de Chimpancés de Sorocaba del Estado de Sao Paulo -donde convivirá con otros animales de su especie en condiciones óptimas para ellos-, previsiblemente durante el otoño austral.

"Lo que hace el 'habeas corpus' es descosificar a los animales y ubicarlos en el lugar que les corresponde, reconociendo sus derechos", explicó Buompadre sobre el dictamen, del que expresó que "es un fallo muy destacado porque es muy específico, ordena la liberación por parte de la jueza de una forma directa".

Cuarto intento de la Adafa y primero con éxito

Esta es la cuarta vez que la Afada trata de ayudar a liberar a un chimpancé y es la primera que ha concluido con éxito, ya que, pese a que todos los casos han sido tratados por la Justicia, este ha sido el primero de esa especie que ha logrado el reconocimiento del "habeas corpus".

Ya a finales de 2014, la Afada logró que la Justicia argentina admitiera un recurso de "habeas corpus" que reconociera los derechos de la orangutana llamada Sandra, del zoológico de Buenos Aires, como "sujeto no humano", aunque la avanzada edad del animal impidió su traslado.

Cecilia es una chimpancé que vivió casi la toda su vida en cautividad en el zoológico de Mendoza, que, desde su cierre en enero de este año, está en proceso de ser reconvertido en parque ecológico.

Buompadre subrayó que la primate vivía "en soledad" tras la muerte de Charly y Xuxa, sus dos compañeros, por lo que el riesgo de sufrir un "aislamiento mayor o depresión" aumentó debido a que se trata de una especie muy social.

El habeas corpus descosifica a los animales y los ubica en el lugar que les corresponde, reconociendo sus derechos

"Creemos que el reconocimiento jurídico es un paso muy importante hacia la liberación de otros animales, empezando por Cecilia, cuya especie es más parecida al humano", dijo, y agregó que "es necesario que la Justicia sea la que diga que son seres sintientes para que puedan adjudicarle una tutela legal".

El animal habita en una jaula de cemento que Buompadre describió como "aberrante" y con  una "total falta de higiene y llena de excrementos que no se limpian diariamente" y sin mantas o paja con las que resguardarse de las inclemencias del tiempo.

"Los chimpancés son muy sensibles y tienen miedo a los ruidos y gritos del público del establecimiento", afirmó el abogado, y alegó que "se exponía a la primate a temperaturas que en verano superan los 40 grados y en invierno están por debajo de los cero y que son pésimas para su salud".