Los equipos de rescate han recuperado siete cadáveres de las diez personas que viajaban en el avión que se estrelló el lunes en las Cascadas del monte Rainier, en el estado de Washington (costa oeste), por lo que se desvanecen las esperanzas de encontrar a alguien con vida entre los restos del aparato.

El sheriff del condado de Yakima, Ken Irwin, explicó que siete personas de las diez que iban a bordo "fueron encontradas muertas", y añadió que los trabajos de búsqueda se suspendieron durante la madrugada, pero que se reanudarán en las próximas horas.

El aparato fue encontrado gracias al olor a combustible que desprendía
  El aparato fue encontrado a las ocho de la tarde del lunes (cuatro de la madrugada en España) gracias al olor a combustible que desprendía, tras lo cual los equipos de rescate pudieron verificar que los números de serie del aparato correspondían al avión desaparecido el pasado domingo, explicó Tina Wilson, del Departamento de Emergencias en el Valle de Yakima.

El avión perdido, un monomotor Cessna 208 Grand Caravan, despegó de la ciudad de Star, en el estado de Idaho, la noche del pasado domingo para dirigirse hacia Shelton, en el estado de Washington, y al noroeste de Olympia, pero nunca llegó a su destino.

Nueve paracaidistas y el piloto

Cuando los miembros del equipo de rescate llegaron hasta los restos del avión, encontraron que la sección de cola se habías eparado del resto del aparato. Hasta el momento, según indicó Wilson, esta parte no ha sido encontrada.