Kremlim.
Ante El zar de los cañones (Tsar Pushka), el cañón más grande del mundo. Cedida
Antonio J. Sierra es un periodista de 31 años que ha decidido dejar su Jimena natal para acompañar a su esposa en un largo viaje. Hace unos meses hicieron las maletas y recorrieron miles de kilómetros para visitar la tierra de ella, Rusia. Ahora señala que no le importaría permanecer en este lejano país.

¿Cuánto tiempo llevas fuera?
Aterrizé en Moscú hace poco menos de dos meses, por lo que todavía no me siento que esté "fuera del todo". Mi mujer y yo vinimos de vacaciones pero la estancia se ha ido alargando...

¿Qué has encontrado?
Aquí he encontrado una ciudad bastante diferente a lo que había conocido hasta ahora. Enorme, desparramada, con un punto "asiático" camuflado bajo una apariencia "europea". Una sociedad con unas grandes desigualdades sociales, en donde las clases medias aún no tienen la importancia que en España. Así, se ve gente muy rica, dada a la ostentación, conviviendo con otra muy pobre. También he descubierto una ciudad en la que se "venera" la iniciativa privada en contraposición a lo público, que está bastante denostado.
Por otra parte, ya se me han caído casi todos los estereotipos que solemos tener acerca de los rusos. Cuando se les conoce y te abren las puertas, te das cuenta de que esa frialdad aparente no es más que eso, apariencia.
...Y, bueno, lo que todos conocemos de Moscú (la Plaza Roja, el Kremlin,...) es ya un motivo suficiente para visitar la ciudad.

Una razón para quedarte.
El invierno. Ver la ciudad "vestida de nieve", como dicen. Sufrir los rigores del frío. Aunque sólo sea para echar de menos mi tierra. El cambio de aires le viene bien a alguien que nunca había pasado demasiado tiempo fuera de Andalucía.

¿Qué echas de menos?
De momento no llevo tanto tiempo aquí como para echar de menos muchas cosas. La tecnología lo mantiene a uno al tanto de lo que ocurre por allí y en contacto con la familia. Podría decirte que echo de menos algunas comidas, aunque no es una sensación demasiado desesperante. En cambio, sí extraño ir viendo como crece mi sobrino, que cumplirá un año en unos días. Espero que no se olvide de mí.

¿Seguirás allí?
Es pronto para saberlo. A mi me agrada la idea de pasar por aquí un tiempecito. Después, ya veremos.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE ALGECIRAS