El actor Alec Baldwin ha vuelto a meterse en la piel de Donald Trump, el candidato republicano a la Casa Blanca, en una suerte de debate televisado contra su contrincante, Hillary Clinton, en un sketch del programa de humor de EE UU Saturday Night Live, de la NBC.

Tanto la actriz que imita a Clinton como Baldwin se encuentran en un supuesto debate televisado entre ambos candidatos, moderado por una presentadora, cada uno en su propio plató.

El debate se centra constantemente en el escándalo de los correos electrónicos de Clinton, que tanto el suspuesto Trump como la presentadora se empeñan en sacar a colación, para desesperación de la exprimera dama.

Durante sus intervenciones, el Trump de Alec Baldwin recibe curiosas visitas, como la de un agente del FBI, el presidente de Rusia o un miembro del Ku Klux Klan, a los cuales besa en directo.

Entonces Clinton se desespera, pues a pesar de ello siguen preguntándole por los correos electrónicos. "Erin, se vio, ¿verdad? ¿Besó a un tipo del FBI?", llega a preguntarle Clinton a la presentadora. "Volvamos a sus correos electrónicos", responde la moderadora.

Al final del vídeo, ambos firman una especie de paz que les lleva a abandonar el estudio para darse un baño de masas, en el que Trump aprovecha para abrazar a un hombre negro y para fotografiarse con una familia de inmigrantes supuestamente mexicanos.